Dos veces cien años




El próximo año se recordarán los 200 años de los acontecimientos realizados para lograr separarse de la autoridad hispana. Se hará referencia a personajes, damas y cabelleros, se diversos lugares de esta parte del mundo y nacionales, que realizaron acciones decisivas para lograr el objetivo mencionado.

Mucho se ha escrito sobre la invasión hispana.

Como en todo acto, posiciones a favor y en contra.

A nivel nacional ya se ha formado una Gran Comisión encargada de los diferentes actos para recordar la fecha. También las subcomisiones.

En lo que se refiere a la Provincia de Pacasmayo, este su diario de la mañana, ha dado a conocer el homenaje a los hombres de armas que tuvieron participación.

Sobre los 200 años, hay que anotar algunas ideas.

No olvidar, las ideas se exponen, pero se pueden o no tomar en cuenta. Es una característica del pensante.

Hay que recordar, la patria se asienta, en este caso, la denominada “Patria Chica”, en obra y acción de hombres y mujeres que tratan de mejorar la realidad local.

Caso de las autoridades locales.

Revisar la historia y valorar a quienes dieron todo de sí en favor de la comunidad.

Ciudadanos, damas y caballeros, de manera individual o integrando asociaciones, centros culturales, Casa de la cultura, Parque Infantil, Escuelas.

Cuando se habla de escuelas, hay que recordar las primeras, las particulares, también las denominadas hoy estatales. Colegios secundarios.

Medios de comunicación, escritos y radiales. No se puede olvidar a los primeros, sean semanarios, quincenales y diarios. Y esto, antes, en la conocida como Provincia de Pacasmayo.

En los diferentes distritos se dio lo que se menciona.

Damas y caballeros, a modo de corresponsales, colaboradores, de pie, haciendo patria. Hay instituciones, de diferente naturaleza, que se mantienen, y sus fundadores, creadores, ya viajaron a la otra orilla.

Queda la obra.

Y hay que dar a conocer a las nuevas generaciones este quehacer. No se puede olvidar.

Que sirva de ejemplo.

Para informarse, nutrirse y encontrar a quienes trabajaron por la “Patria Chica”, están los medios, revistas y otros. Como se sabe, todo es finito, todo es transitorio; nada es eterno. Y son pocos, muy pocos, quienes pueden narrar la historia.

Una mañana, Don Polito, recordado por los mayores o por soñadores, muy alegre, con brillo en los ojos, me decía que estaba contento porque había encontrado los originales de los artículos que publicaba en “La Unión”, el profesor Amílcar. Artículos sobre historia, escritos a mano y con tinta líquida. Seguramente, pocos o nadie sabe quién fue Don Amílcar Torres.

Hace un buen tiempo, en Pacasmayo, en el jirón Junín, cerca a la panadería “Cueva” , buscaba la casa en que vivió el profesor.

Sólo recuerdo.

De ahí que por las dos veces cien años, algo se debe hacer por lo que comento.

De lo contrario, silencio.

Lima, 31 de octubre del 2020

Sobre el autor

Contacto UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]