Revisando la historia


En estos tiempos difíciles por los que está pasando el país y sus ciudadanos frente al crecimiento de diferentes problemas de carácter social o político, de gobierno y de inseguridad, se hace necesario voltear los ojos al ayer y, si fuera posible, realizar un paralelo.

Los problemas de la actualidad, son los mismo de hace muchos años, capaz desde inicios de la vida republicana.

Ahora que la población ha crecido y sigue creciendo aceleradamente, se notan más los desajustes familiares, la falta de alimentación, enfermedades que no se pueden vencer, como en otros países.

Además, se habla de problemas sociales, caso del analfabetismo, delincuencia, en su variedad, de promiscuidad y las consecuencias negativas.

Por otra parte, las autoridades, desde los más altos niveles hasta los más humildes, no cumplen con su misión; se dejan llevar por lo fácil y que causa más admiración.

En estos últimos tiempos, la corrupción ha ingresado en las diferentes esferas de la administración pública.

A diario hay sorpresas con encarcelamiento de autoridades, caso de alcaldes, gobernadores y sus seguidores.

De la misma manera, policías que integran bandas delincuenciales, a las cuales ponen nombres cada vez más estrambóticos.

En lo que se refiere a la educación, se ha detectado colegios que vienen funcionando sin tener licencia para ser tal. Con locales que no reúnen las condiciones y se encuentran cerca a lugares nada recomendables.

Ingenuamente surge la pregunta, ¿Cómo se obtuvo licencia?

La respuesta salta, ‘‘coima’’. Palabra que está de moda, en toda actividad humana está presente.

Nadie puede decir, ‘‘yo no he coimeado’’, desde la más sencilla, capaz el comerciante del mercado por falta de peso hasta la autoridad de más alto nivel.

Recientemente por acá se ha descubierto, ya era una realidad, las ‘‘acciones’’ que se realizaban para obtener licencia para conducir. Tomando en cuenta que hay muchos vehículos denominados menores, que sus conductores no tienen licencia. Pero siguen en la ruta, atropellando, siendo cómplices de ‘‘atracos’’ y otra maneras delincuenciales.

Las instituciones centrales, que conducen el país, sus dirigentes, envueltos en actos nada santos.

La prensa informa a diario de lo que pasa en el Congreso, en los ministerios y otros organismos públicos.

Y se puede seguir enumerando.

Se da en todo el país.

En pueblos grandes o chicos.

Cuando digo revisando la historia, pues a través de ella, los hechos son los mismos.

Las modalidades han variado, si cabe la expresión, ‘‘se han perfeccionado’’.

Los actos se dan en las mismas instituciones, de diferente nivel.

Y se seguirán dando,

Ayer, hoy y mañana

No olvidar, ‘‘el hombre está hecho de mala levadura’’.

Y ‘‘Nada nuevo hay bajo el sol…’’.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario