Respeto por quienes hicieron patria

Malinowski



Columna de Felipe Tapia


No hay que olvidar, la historia de los pueblos, de la humanidad, se hace a diario. No solo en momentos determinantes para los pueblos, surgen quienes hacen patria.

Si la historia es un quehacer diario, hay, igualmente, la responsabilidad de quienes dirigen transitoriamente un país, una ciudad, una comunidad o una institución; respetar el trabajo, los sueños y todo lo que tiene que ver con la superación y mejora del pueblo en que radica la persona.

Tal el caso de personas que hacen patria en el mundo de las ciencias, del arte, de las letras; en la conducción de los pueblos de manera honesta y respetando lo recibido de generaciones anteriores.

No se puede decir alegremente, esto ya es viejo, hay que tumbarlo y levantar un "monstruo". Así no.

De las misma manera, si se rinde homenaje a quien dio su vida en bien de determinada actividad, hay que hacerlo con altura, con respeto y consideración.

No hacer las cosas para quedar, entre comillas, bien y dar la imagen que se trabaja en favor de los ciudadanos. No.

En el puerto hay diferentes plazas que rinden homenaje a quienes dieron su vida por la integridad nacional o invitan a la reflexión por lo que muestran.

Lo malo, predomina el abandono y hasta la destrucción. Responsabilidad de los vecinos, ya no solo de las autoridades que levantan tal cual plaza y la dejan en el olvido. Así no.

No se puede dejar sola a la autoridad, la colectividad tiene el imperativo moral de conservar, cuidar, proteger lo recibido de las autoridades.

Hace poco se ha rescatado un espacio al inicio  del muelle para levantar el busto de quien hizo mucho por el país, de manera silenciosa. También por Pacasmayo.

Hay que sí comentar el abandono en que se encuentra el "rincón" que puede ser más llamativo;  falta más cuidado.

La tierra que rodea, deber ser cubierta por verde.

Como decía el poeta, "verde que te quiero verde".

Naturalmente, la plaza requiere cuidado, persona responsable que vele por su presentación, permanencia.

Y ahora que hay la intención de dar vida turística en el puerto, es imperativo poner los pies en la tierra.

La persona que se ve en el busto, trabajó mucho por el país en diversos campos de su quehacer.

Y, como ya es casi normal, fue de un país lejano, muy lejano.

Duele decir, las grandes obras de investigación, en diferentes campos, la realizan personas que vienen de lejos atraídas por lo que se narra.

(Ahí está, en mi pueblo, la Casa-Museo del hombre de la tierra del autor de "La Divina Comedia").

El busto, donado por la Sociedad Geográfica de Lima, institución de la que fue fundador.

Dice Últimas Noticias, sobre lo que se comenta, ‘’Malinowski, con la limitada capacidad de los cañones peruanos, en el fuerte Santa Rosa, dispuso la defensa del Callao y fue clave en la victoria para la independencia del Perú. Fue, además, constructor de ferrocarriles, entre ellos el Ferrocarril Central y el que cubría la ruta Pacasmayo-Chilete’’.

Tal la trascendencia de este hombre polaco que dejó su tierra y vino a hacer patria por estos lares.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario