Un nuevo año escolar




Cada año que los escolares vuelven a las aulas representa un reto, tanto para profesores, estudiantes como padres de familia. Reto que tiene que ver también con las autoridades, en sus diferentes niveles, y conductores de la sociedad. Esto porque la educación, la formación, es responsabilidad de quienes conducen la ciudad, sea el señor alcalde, el señor gobernador, el jefe de la policía y otras.

De la misma manera, es importante la acción que desarrollarán los conductores de instituciones, sean deportivas, recreacionales, periodistas, de la prensa escrita, radial o televisiva.

Nadie puede ser ajeno a la formación del mañana. Sobre todo, en estos tiempos sumamente delicados, donde el peligro, la inseguridad, la pérdida de confianza están presentes en todo momento y lugar.

La mayor responsabilidad radica en formar personas útiles, responsables, seguras y solidarias.

Que no predomine el individualismo, que haya total acercamiento al mundo valorativo y especialmente, la práctica. Más se aprende haciendo que escuchando.  Y la puesta en la realidad de los valores, depende que los docentes vivan y lleven en sí la riqueza del mundo espiritual. Igualmente, las diversas autoridades y personalidades antes mencionadas. Solo habiendo una comunión de ideas y trabajando en bien de la colectividad, donde se encuentran inmersos estudiantes, varonas y varones, se logrará salir adelante.

Ahora se intenta regresar a la formación de años ha, en la que se educaron quienes transitan más de cinco décadas. Se dice que un estudiante que termina secundaria, nada sabe hacer., Su única esperanza es ingresar a la universidad, y si no logra, se sigue preparando. No tiene en qué ocuparse. Se menciona regresar a la educación técnica. Hay que recordar, estaba presente, hace décadas atrás, la secundaria común, la técnica, que comprendía varias áreas y la comercial.

De la técnica salían electricistas, técnicos en motores, radiotécnicos, etcétera. Y de la comercial, los contadores mercantiles que se desempeñan muy bien. Y la común, para ingresar a la universidad. Las grandes unidades escolares, GUE, tenían amplias salas, los talleres, donde practicaban los estudiantes. Recuerdo, los alumnos de la nocturna de la GUE "Melitón Carvajal" formaban batallones en los talleres.

Los institutos tecnológicos, centros de nivel. 

En Chepén estaba el instituto Agropecuario. Las escuelas pre vocacionales, con carpintería, zapatería, costura. Y las disciplinas humanísticas y artísticas; la filosofía, la economía política, la psicología. Se dice que se quiere regresar. No olvidar la educación física. Otros tiempos, otra esperanza del mañana.

Por esos tiempos, estaban los maestros haciendo patria. Los tiempos han cambiado y seguirán cambiando. No sé si para bien o para mal.

Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe