¿Qué nos está pasando?



En estos últimos tiempos la sociedad se encuentra conmovida por los diferentes actos delincuenciales que se presentan.

Actos que desdicen de la evolución de la especie humana, de los miles de años de formación ya sea en el campo humanístico ,científico o artístico, religioso o filosófico.

La educación, que aspira a mejorar al ser humano,en lo espiritual y físico, desde hace, igualmente, miles de años, viene tratando de lograr una sociedad más equilibrada, más rica en el mundo valorativo.

Desde los pensadores utópicos hasta quienes pensaban que el socialismo, el cooperativismo, podían plasmar una sociedad más llevadera, hasta los actuales, que se enmarcan en corrientes liberales, hoy conocidas como neoliberales, que tienen como centro para mirar allá del individualismo al mercado.

Se piensa que todo deber ser conducido, regulado o manejado por el mercado.
Se ha hecho,lamentablemente, un dios del mercado, del libre mercado.

Ahora, cuando pregunto ¿Qué nos está pasando? me refiero a la serie desajustes que se observan a diario, en los diferentes  campos del quehacer humano.

Se hace referencia a la pérdida de valores, a la indiferencia ante el prójimo, a lo que debe representar una autoridad, a la credibilidad, a la indiferencia ante la verdad.

Es mas la delincuencia está ganando a las personas de buen vivir.

Delincuencia que envuelve a quienes son los llamados a poner orden, a respetar las leyes y contribuir con el prestigio de la patria.

No hay manera de explicar cómo autoridades  desde los niveles más altos, que representan a la patria, que en ellas descansa la confianza en la buena conducción, fallan, están envueltas en acciones que van más allá de la responsabilidad que se debe tener.

Si la delincuencia se organiza en bandas, se agrupan para así poder realizar sus actos negativos, es doloroso, muy doloroso, saber que los dirigentes son personas que tienen como símbolo representar a la ley, a la autoridad, resguardar los bienes del país y a la ciudadanía.

Día a día se pierde la confianza en la autoridad, en sus diferentes niveles. La corrupción se encuentra en los variados estamentos de la sociedad.

En estos últimos tiempos, repito, los actos que hacen daño a la sociedad, al país, predominan, realizados por quienes son los llamados a la ciudadanía.

Se pierde la confianza en la denominada autoridad. Ya lo dije en nota anterior, lo que más preocupa es la esperanza del mañana. Están observando lo negativo y capaz, creerán que es lo mejor. 

Así como un niño dice, para que voy a estudiar, si siendo futbolista voy  a ganar mucho dinero. Y hay muchas academias que preparan a los niños para futbolistas.

¿Qué modelo, ejemplo, se le ofrece a la esperanza del mañana?

Donde voltee el rostro se encuentra con la corrupción y es lo que da más dividendos. 

Grave, muy grave, lo que ofrecen los mayores a la esperanza del mañana.

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe