De las autoridades y la responsabilidad

Paseo De La Paz 2

Ya lo decía en Palabra Mía anterior, los pueblos se levantan en la medida que así lo quieran los conductores.

De lo contrario, la ciudad, poco a poco, se deteriora, los habitantes apáticos, se mueven por inercia.
En el pueblo, en el puerto, hay situaciones que ya forman parte de la misma existencia, es más, conforme crece la apatía de los ciudadanos, los problemas se mantienen.

Cuándo comprenderán los ciudadanos que lo verde hay que promoverlo, cuidarlo y las autoridades, de la misma manera.
Hay que educar a los niños, pues en los parques, se suben a las ramas, se trepan y pueden desgajarlas y los padres festejan el "atrevimiento", el ser arriesgado. 

Lo cual no es así.
El Paseo de la Amistad, ya no es tal, predomina el abandono; no se mira con cuidado, también los niños se "montan" en las tortugas, corren por el poco verde que hay.
Y qué decir del tráfico.

Da la impresión que no hay autoridad municipal encargada de este aspecto.
Todo es un caos.
Leo en el Diario que se quiere impulsar el turismo, se habla de una ruta amplia con otras zonas vecinas.

Pero cuando uno pone los pies sobre la tierra, se pregunta : ¿Acá van a llegar turistas?
¿Qué se ofrece al visitante?

Lo más elemental, no hay movilidad pública de confianza.
Hace mucho tiempo, en esta misma sección, hacía referencia a la carencia de taxis.
Solo está el letrero que da cuenta del nombre del lugar.
Pregunte a un chofer, creo que quedan dos o tres, pues dos de la mano sobran.
Y me decía, ya no hay taxis porque hay muchos motocar y el pasaje esta barato.
Y usted sabe, en la actualidad no interesa la calidad del servicio, importa el costo.
Es una gran verdad.

Hay que reconocer, se está en una economía neoliberal.

Libertad en todo aspecto.
En el puerto, es una gran verdad, no hay en qué trabajar.
Los jóvenes no pueden seguir estudios, no se pueden preparar, lo único que queda es hacer una "chanchita" y comprar un vehículo menor.

De ahí que estos vehículos sean más que los pasajeros.
Lamentablemente, la esperanza del mañana se trunca, no avanza y por ende, la población, de la misma manera.
Es de sobra sabido, la educación permite la superación de las personas y de los pueblos.
Ejemplos sobran.

Volviendo a la sana intención de Pacasmayo, mi puerto, sea zona turística.
Hay que pensarlo, más que dos veces.
Repito, hay que empezar por rescatar el ayer, cuantas veces lo vengo diciendo.

A nadie le interesa.
Vuelta a lo mismo, ¿y los señores taxistas?
Es de esperar que algún día, haya autoridad en el otrora pacífico puerto y lugar de refugio de intelectuales y hombres de negocios.
Repito, eso era antes, antes.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe