Preocupación por la esperanza del mañana




En estos días hay mucha preocupación por la autoridades, no solo educativas, sino también dirigentes de carácter nacional, por lo que le espera la juventud.

Y esto porque muchos jóvenes, damas y varones, están envueltos en actos nada santos.

Es más, se habla, con estadísticas en la mano, que en el país hay cerca a millón y medio de jóvenes, de ambos sexos, que ni trabajan ni estudian, los conocidos como ninis.

Algunos estudiosos manifiestan que la actual educación está fallando, tanto en el nivel secundario como superior.

En lo que se refiere al nivel secundario, reconocen que al terminar secundaria, actualmente, no saben desempeñarse en nada.

Nada saben hacer.

La única esperanza es ingresar a la universidad.

Sin considerar el nivel del centro superior.

Se menciona que no hay interés por la educación técnica.

Se recuerda, y se quiere retornar a la educación o formación anterior.

También se cuestiona el retiro de algunas disciplinas o la fusión, lo que ha facilitado la pobreza en conocimientos y el poco o nulo interés de los estudiantes.

Hay la preocupación por replantear contenidos y regresar a modelos ya pasados y que dieron frutos.

Se está haciendo mención a la educación técnica en secundaria como una manera de lograr que el estudiante al terminar el periodo conozca, domine, alguna rama técnica acorde con lo que requiere la actual sociedad.

Lo que es interesante y permitiría vencer la cifra de los ninis.

Hay que tomar en cuenta que para implementar la educación técnica actualizada, también cursos que se han abandonado, se requiere dinero, mucho dinero, por una parte, pues talleres, centros de concentración; por otro lado, y aquí es delicado, personal especializado.

Realmente, no hay.

La especialidad técnica en los centros superiores de formación, se ha dejado de lado hace más de buen tiempo.

Para las nuevas opciones técnicas no hay personal, profesores, ni estudiantes.

En lo que se refiere a educación humanística, de la misma manera, se desmontaron los programas en las universidades.

Recordemos, por mencionar una disciplina, hay la sana intención y se reconoce la trascendencia de la Educación Física, pero únicamente la Universidad Nacional de San Marcos cuenta con un Centro de Formación de profesores de esa área.

De la misma manera, se aspira que los estudiantes de primaria y secundaria, regresen a los cursos de música, pintura, folclore, tanto teóricos como prácticos.

Se encuentra con la misma traba, personal docente no existe.

No hay centros superiores que formen docentes en estos campos.

Hay buena voluntad.

Después de muchos años, se vuelve a valorar las disciplinas humanísticas, artísticas.

Igualmente, se requerirán de años para que logren asentarse.

Se debe empezar por formar docente.

No entregar tan trascendentales disciplinas a aficionados o que les guste.

Así no.

Con la educación, con los muchachos, no se puede experimentar.

Sobre el autor

Contacto UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]