De lo que está pasando en el país



La historia, Madre de los Tiempos, señala que los pueblos son lo que quieren sus dirigentes. De la misma manera, los hogares, los hijos, son el resultado de lo que quieren los padres: la madre y papá.

Ahora, se revisa la historia del país, y se encuentran sucesos cada vez más asombrosos.

No sólo en épocas dolorosas como la invasión española o la guerra con Chile, sino en los tiempos denominados republicanos, es decir luego de la partida del hombre de las pampas argentinas y la presencia y también partida del hombre de los llanos venezolanos.

Acciones por parte de los dirigentes de esos tiempos, que quebraron la nacionalidad, que rompieron la idea de patria y del mundo valorativo.

Hay que saltar la historia y ubicarse en las últimas décadas, ¿qué se encuentra? rapiña y más rapiña.

Riquezas que se han logrado a costa del país, de sus recursos naturales, sea petróleo, minerales,

peces, maderas, etcétera.

Por otra parte, la población, de zonas adentro, en total abandono, pobreza absoluta, carente de todo

lo que hace persona a un ser evolucionado.

El hombre ha evolucionado, ha llegado a denominarse Homo Sapiens pero, me parece, en determinadas zonas del país.

En otras, se ha quedado en mamífero.

En estos tiempos, repito, predomina la rapiña, las grandes fortunas se forjan quebrando la autoridad,

la naturaleza y hasta la dignidad humana, la más alta característica del cuadrúpedo evolucionado a bípedo.

Cuando se vive más que buen tiempo y se ha conocido otras etapas de la historia nacional, capaz más humildes, alejadas de grandiosidad y se ha vivido de lo que ofrece la madre natura, hay más que pena y dolor por lo que se observa.

En la escuela se aprende a respetar y querer lo que brinda la naturaleza, en este caso el mar y la chacra.

Mejor, se enseñaba, se aprendía.

Pues en la actualidad, con la tecnología que jala de las narices, ya no se sabe qué es mirar las manos

de un niño o el desplazarse de las aguas.

Lo que sucede en el país, no es lamentable, es mortal. Las máximas autoridades nadando en el charco. Ya es normal. No causa asombro.

Lo que más me preocupa, los niños y jóvenes, ven lo que pasa como ejemplo para lograr dinero.

De la misma manera, los jóvenes dicen, para qué estudiar si puedo ser futbolista y ganar mucho dinero. Los padres, desde muy pequeños, los ponen en academias de fútbol pensando en mañana, ganar mucho dinero.

Recordando, el fútbol ya no es deporte, es un negocio y a los futbolistas los venden, los compran como un equino. Y esto no está bien.

La esperanza de los pueblos se encuentran sin norte. No ve más allá.

Preguntaba ¿Por qué hay tanto motocar en Pacasmayo?, me decían, los parientes hacen una ''chanchita'' y solucionado el problema del joven.

Y esto pasa en todo el país.

No hay salida.

Es más que lamentable. Es grave.

¿Qué le espera mañana a la patria?

Mejor, ¿hay idea de lo que es patria?

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario