Sociedad y educación


En estos últimos años se está escribiendo, hablando, en diferentes medios de comunicación sobre los problemas que se presentan en la sociedad y cada vez se agudizan más, en vez de terminar.

Se mencionan, entre otras, a la educación como causante, ya que, se dice, está perdiendo calidad y los docentes no tienen la entrega de otros tiempos.

En lo que se refiere a la sociedad, hay que reconocer que han ingresado nuevas tecnologías en la comunicación, en el aprendizaje, de la misma manera, en lo visual.

Los medios de comunicación, en su variedad, igualmente, día a día se alejan de una de sus funciones, orientadora, de análisis, de crítica y especialmente, de buscar la verdad.

Dada la tecnología, cada vez hay menos comunicación en los hogares.

Me decía una madre de familia, su esposo le pedía que cualquier comunicación, sobre lo que se necesita en el hogar, lo haga por intermedio del celular o por mensaje. Lo más raro, se encontraban en el mismo hogar, en piezas diferentes. Asombroso y absurdo.

Cada día las personas se comunican menos directamente.

Ya no hablan ni por teléfono; envían mensajes.

Sólo por mencionar algunos aspectos que se imponen en la sociedad actual.

En otra oportunidad analizaré el comportamiento de la niñez y juventud.

También siguen las huellas de los mayores.

Tremendamente absurdo.

La tan maltratada educación, que se encuentre así como está, no es responsabilidad del docente.

No hay que olvidar, los contenidos que el docente transmite en aula, son preparados por las autoridades superiores, del Ministerio de Educación. Se programa lo que creen las autoridades superiores se debe transmitir.

Sin olvidar, esas autoridades no saben o no conocen lo que sucede en el ande, en la selva o en la cálida costa, forma de vida, inquietudes, quereres, sueño y ambiciones de los ciudadanos.

La ley en general, para todo el país.

No se piensa en la propia naturaleza de tal o cual territorio.

Creí, como humilde docente, que con la denominada regionalización, lo que se impartiría en cada zona, estaría de acuerdo a su realidad. Y no es así.

Recuerdo, hace más que pocos años, en la ciudad de Chepén, existía el Instituto Agropecuario, donde acudían los muchachos a tener conocimientos que le servirían para el futuro.

De la misma manera, en las escuelas se trabajaba sobre carpintería, zapatería, cocina, etcétera.

Disciplinas que forjaban damas y caballeros para hacer frente a la vida.

En la actualidad, un alumno termina secundaria y en realidad nada sabe hacer.

Sueña con ingresar a la universidad, Nada más.

Y no es así.

Hay tanto que comentar sobre educación.

En próximas ediciones seguirá sobre la maltratada educación.

Que se caiga, no sea la de antes, no es culpa del docente. No.

Sobre el autor

Contacto UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]