Japón ingresa a la Era Reiwa




A inicios del presente mes, asumió la conducción de la Tierra del Sol Naciente, el Emperador Naruhito. El Emperador Akihito, su padre, renunció por problemas de salud y por la edad.

El año pasado, cuando el Emperador Akihito anunció por televisión la intención, ya estudiada previamente, de renunciar, las autoridades y pueblo japonés no podían comprender lo manifestado.

La historia señala que un Emperador no puede renunciar.

De ahí que el Primer Ministro Shinzo Abe nombró una Comisión Especial para que se encargara del tema.

Después de estudiar con paciencia la propuesta, se llegó a un acuerdo, nueva ley, para que, por esta vez, el Emperador renuncie y lo reemplace su hijo Naruhito.

Se fijó la fecha del reemplazo, el protocolo y todo lo concerniente.

Hasta que llegó la fecha esperada y Japón tiene ya nuevo Emperador.

Ahora, el Emperador inicia un nuevo período de gobierno y como es tradicional, tiene que poner un nombre a la etapa de su administración. Así lo fija la historia y, repito, la tradición.

El nuevo Emperador, de la misma manera, encargó a un grupo de conocedores, la denominación más acorde.

El emperador Naruhito inicia la era denominada Rei y Wa, ‘‘Tomados de la obra del siglo VIII Man'yo Shu, (Man'? sh?), la antología más antigua de la poesía japonesa, podría traducirse como "afortunado", "auspicioso" y "paz"/"armonía".

Se nota, tomados individualmente, los caracteres (Reiwa), significan "orden" (como en "ritual" o "orden") y "armonía".

Se manifiestan que no es de uso común, y muchos japoneses tienen dificultad para entender el significado.

Por otra parte, el señor primer ministro Shizo Abe, ha recomendado a los diplomáticos nipones en el mundo, que expliquen el significado de la nueva Era.

La Era Raiwa, ‘‘armonía bella/ afortunada’’, significado de la nueva Era.

Naturalmente, la población espera que la nueva Era sea mejor que la que acaba de terminar, "Heisei", que tiene como significado "estabilizar"/"lograr la paz". Paz que no sólo tiene que ver con equilibrio económico, satisfacción de las necesidades primarias y capaz secundarias, sino con alcanzar niveles de vida profundamente humanos.

Japón ocupa lugar expectante en el mundo en lo que se relaciona con llevar una existencia acorde con las leyes, respetando puntos de vista diferentes y siendo lugar apto para vivir con proyecciones. No hay que olvidar, en la vida todo exige armonía, paz; orden y tolerancia.

El pueblo griego se caracterizó porque el equilibro y la armonía se impongan en los actos humanos.

A una estructura humana bien plantada se exigía un conocimiento, un nivel intelectual, tanto en la dama como en el caballero.

No se podía aceptar una mujer bella, proporcional y vacía en mundo intelectual; de la misma manera, un varón atlético, robusto y sin nada en la cabeza. Así no.

Seguramente, pueblo y autoridades trabajarán de la mano para hacer realidad el significado de la denominación de la Nueva Era que se inicia con el Emperador Naruhito en la conducción.

Sobre el autor

María del Carmen Ballena

Soy periodista y creo en el periodismo como fuerza movilizadora, en aquel que nos muestra lo malo de nuestra sociedad, pero es capaz de propiciar el cambio y unir fuerzas para alcanzar sueños, sueños que aunque lejanos nos pertenecen a todos.

Escríbeme a [email protected].