Hacia Dónde Vamos


El país se encuentra pasando por una de las encrucijadas graves dentro del proceso histórico.

Cada día que se inicia, hay algo nuevo, algo que no se esperaba y va contra la misma existencia humana.

La pérdida de la dignidad humana, del mundo valorativo; los principios de Verdad, Justicia y de todo lo que tiene que ver con la altura que se merece el ser humano.

Si es verdad que la historia de la patria encierra en sus páginas hechos tremendamente asombrosos porque quiebran el sentido que tiene que predominar en las relaciones autoridad-pueblo; el concepto que se tiene de autoridad, de responsabilidad y de trabajo por el país, en estos últimos tiempos, todo se cae, y revisar lo sucedido en tiempos idos, causa malestar, indignación.

También se repite, que no hay por qué asombrarse, que siempre la administración pública, privada, ha estado plena de acciones nada favorables.

Que lo que acontece y se conoce, se debe a la tecnología, a los medios de comunicación y a las unidades de investigación que tienen.

Que antes, se repite, sucedía igual, pero no se conocía, no se sabía; no había manera de entender.

Por otra parte, la población menos preparada, la educación llegaba a pocos grupos económicamente fuertes y dominantes.

A la justicia siempre se le ha presentado vendada en los ojos, y con la balanza en busca del equilibrio.

Pero la justicia, en nuestro país, tenía los ojos bien abiertos y sabía a quién favorecía y se inclinaba para determinado grupo. No había equilibrio.

En estos tiempos, con una población más leída, no tanto, con ejecutores de la justicia que se pegan más a la verdad y la balanza, la situación es otra.

Ahí está de pie, esperando que alguien se acerque, abra sus páginas y empiece el recorrido de la corrupción, la historia, en el país.

Ahora, ‘‘Historia de la Corrupción en el Perú’’ del autor nacional Alfonso W. Quiroz, es consultado, estudiado y comentado por quienes quieren conocer la realidad nacional y los actos de corrupción para sacar conclusiones que más de las veces son pesimistas.

En el Epílogo, ‘‘Incertidumbres de la Anticorrupción’’, ya para terminar el texto , antes del Apéndice ‘‘Cálculos estimados del costo históricos de la corrupción en el Perú’’, dice ‘‘La corrupción desenfrenada tuvo impacto significativo, y en ocasiones decisivo, sobre la historia y el desarrollo peruanos. El estudio de su papel histórico forma parte de la reevaluación y exposición de fuerzas subterráneas que dieron forma a su evolución social. La corrupción fue una pieza sistemática integral desde la formación más temprana de un Estado moderno en el Perú, pasando por las redes extraoficiales de patronazgo virreinal opuestas a la reformas y las camarillas de caudillos militares que minaban tanto el crédito local y externo, como las políticas económicas… y, finalmente, la manipulación corrupta y encubierta de las instituciones nacionales y las aspiraciones democráticas (…)’’.

Lo que sucede y asombra, no es de ahora

Del virreinato, se sabe, de sobra, los hechos.

El movimiento de Túpac Amaru y más tarde otros nacionales y americanos, fue con la intención de terminar no sólo con el abuso político económico, sino con el corrupto.

Y, desde los primeros años de la incipiente república, hasta la hoy insegura república peruana, la ronda sigue.

¿Hasta cuándo? ¡Vaya, un viejo periodista desencantado, no lo sabe!

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario