De la corrupción

En estos últimos tiempos se viene hablando, escribiendo, fijando puntos de vista, acerca de la corrupción.

Se hace mención cómo ha logrado ingresar a los diversos campos de la sociedad, a las diferentes esferas que tienen que ver con la marcha del país.

Es más, a instituciones que representan a la misma razón de ser del país.
Sin embargo, este grave mal no es de ahora.

Y lo digo no para tranquilizar o "mal de muchos, consuelo de tontos". No.
Si se revisa la historia nacional, se encuentra que la corrupción llega con los hombres de la conquista.

Aquí está el inicio de lo que más tarde, pasando muchos años, y por variados personajes que han tenido que ver con la conducción, con la forja del país, cobra fuerza.

Los hombres de la conquista, desde los más conocidos hasta anónimos, se pelearon, se mataron por lograr más riquezas, más poder, más dominio.

Hay que recordar lo que sucede con el denominado "Cuarto del Rescate".

Comienza la trampa, la corrupción y se quiebra la palabra. Las incomprensiones y ambiciones, esto es por el reparto del territorio, originan las conocidas como Guerras Civiles, lucha entre almagristas y pizarristas.

Por el dominio, por la fuerza y por ser uno más que el otro.

Y qué decir de quienes intentaban liberar al país del dominio de los españoles.

Los conocidos como responsables de la emancipación también tuvieron momentos y actos nada agradables o como se dice, "nada santos".

Cuando parten San Martín y Bolívar hay que pagar a países que han intervenido en la gesta, cuánto, mucho o poco, solo ellos supieron.

Las luchas internas por el gobierno, el reparto de cargos, la creación de organismos y los préstamos que ya se habían iniciado.

Préstamos a países que más tarde van a dominar la vida económica.

Los pagos que se hacen a quienes, internamente, habían "apoyado" económicamente el proceso de la emancipación.

Fueron grandes cantidades de dinero y aparecieron personas a quienes el gobierno incipiente o en plena lucha por el dominio, les debía dinero por el "apoyo" a la causa.

No hay que olvidar, las grandes fortunas se inician en el período conocido como virreinal.

Donde los cargos tienen precio, cuestan mucho o poco, pero cuestan.

La época de guerras internas, especialmente entre el mundo militar, también tienen que ver con cargos, con puestos que requieren de "apoyo".

Los comienzos del periodo denominado republicano, de las misma manera, no es sino el sueño, la ambición por gobernar, y, como es natural, hay costos económicos. Dinero.

Surgen las grandes fortunas, otra vez.

Saltar historia, rápidamente, y encontrarnos, en la actualidad, siguiendo la misma ruta, con la diferencia que ahora hay otras modalidades. Nuevas "metodologías".

La corrupción es la misma.

Se siguen acrecentando fortunas a costa del país.

Mejor, lo dejo aquí nomas.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe