Las penurias de los maestros peruanos

Discurso con motivo del día del maestro.




El magisterio, como institución nacional, tiene muy presente que …’’ el estado y la sociedad nos ha dado la responsabilidad de educar a los hijos del pueblo’’, y este compromiso lo asume el maestro a sabiendas de las grandes limitaciones materiales y económicas en que se tiene que desenvolver para cumplir con eficiencia nuestra sagrada misión.

¡Aquí están los maestros que ayer entregaron lo mejor de sus vidas. Con sacrificio, abnegación y cariño educaron a sus niños y niñas, jóvenes y señoritas con las series limitaciones que se tenía y aún se tiene, a quienes les forjaron un futuro promisor y hoy como ciudadanos, estoy seguro los recuerdan con mucho cariño.

El día del maestro debe ser un día de reflexión y de balance que permita analizar y evaluar ‘‘lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo y lo que debemos hacer’’ para estar a la altura de los grandes cambios científicos y tecnológicos que haga posible desarrollar una educación de calidad. Pero, para que esto sea posible y llegue a todos los rincones del país, es urgente que el estado destine un mayor presupuesto a educación, a fin de mejorar e implementar los locales escolares, con maestros permanentemente capacitados y bien remunerados (porque dicho sea de paso, somos los servidores públicos menos remunerados de la empleocracia estatal). lo más grave viene cuando el maestro, al final de su jornada cesa en el servicio se tiene que resignar a percibir pensiones miserables que los condena a la angustia y desesperanza, como lo vienen sufriendo hoy los maestros cesantes y jubilados, desde años atrás.

Países que han alcanzado un gran desarrollo, como los países asiáticos y algunos africanos apostaron en educación, invirtiendo grandes recursos del tesoro público, (en mucho de ellos alcanza más del 20% de su presupuesto).

El Perú apenas destina el 4%, o en el mejor de los casos 4.5% del presupuesto de la República. Sin embargo se habla de educación de calidad, de impulsar el desarrollo del país sin invertir en investigación tecnológica y preparación de técnicos, sin mejorar la pésima infraestructura escolar existente y sin mejorar las condiciones económicas, sociales y profesionales del maestro.

Parece que quisieron desconocer que, solo con una mejor educación se alcanza el desarrollo y nos hará ciudadanos libres y un país independiente.

Estudiosos en temas de educación y de maestro sostienen con un total transparencia y firmeza en el Perú… ‘‘El estado, condena a los maestros a una perenne estrechez pecuniaria. Le niega casi completamente todo medio de evaluación económica y cultural y les cierra toda perspectiva de acceso a una categoría superior de otro lado carecen los maestro de posibilidades de bienestar económica, así como carecen también de posibilidades de progreso científico’’.

Frente a esta cruda realidad, resultante escuchar este día a políticos y funcionarios gubernamentales, y aun al propio ministerio de Educación expresar pomposos y hermosos discursos llenos de retórica, sin contenido alguno y sin ninguna propuesta de solución al grave problema de la educación y de reivindicación al magisterio.

Existe proyectos de ley en la comisión de educación del Congreso de la República orientados a dar solución a esta problemática, por cuanto la coyuntura política no lo permite. Los señores congresistas están dedicados masa la confrontación política y al escándalo de la corrupción.

Tenemos que anunciar que hoy día, los maestros cesantes y jubilados del Perú se movilizan en Lima hacia el congreso y al ministerio de Educación para demandar solución a nuestra problemática, sobre todo al pago de la deuda social, que desde la época de Fujimori - 1991 - se adeuda al ministerio y ningún gobierno ha asumido con seriedad esta problemática, que permita amortizar la cuantiosa deuda acumulada, solo migajas destinan cada año. Muchos maestros fallecen sin haber percibido pago alguno, lo que resulta muy engorroso continuar la gestión a sus deudos.

Quisiera terminar este apretado análisis de la realidad del maestro peruano expresando lo que sentenciara con total realismo y claridad el poeta Mario Florián cuando decía: ‘‘Ser maestro en el Perú, es una forma muy hermosa de vivir’’. ‘‘Ser maestro en el Perú es una forma muy peligrosa de morir’’.

He ahí la contradicción de la vida de un maestro, las dos caras de una misma moneda....

Señor alcalde: El magisterio pacasmayino espera, también que este municipio haga realidad su ofrecimiento para que logremos contar con la Casa del Maestro.

Voz de

Víctor Flores Reaño