Enmarañado de Cables en Pacasmayo



Qué pena estar comprobando lo que Últimas Noticias acaba de divulgar. Acabo de estar en Pacasmayo y me cercioré, con no poca tristeza, que el esfuerzo que hicimos un grupo de pacasmayinos en 1988-89 para remodelar el Malecón Grau, que fue declarado tres años después por el INC, como uno de los siete Ambientes Urbano Monumentales de Pacasmayo, fue en parte en vano.

Esa obra implicó una inversión de aproximadamente 700,000 soles, con aportes principales del Ministerio de la Presidencia de entonces, la donación del adoquinado por parte de Cementos Pacasmayo, apoyo de los pacasmayinos residentes en Lima para comprar el colorante, porque Cementos Pacasmayo donaba los adoquines, pero sin color; Sedalib se comprometió al cambio de las redes de agua y desagüe; e Hidrandina, al cambio de los postes y luminarias que alumbraban, tanto el malecón, como la playa, haciendo de este paseo peatonal, uno de los más admirados del norte del Perú. La Municipalidad Distrital de Pacasmayo solo aportó 5,000 soles. Todo fue un esfuerzo de los pacasmayinos de a pie, no siendo autoridades con sueldo, y gracias simplemente a su capacidad de gestión.

Resulta que ahora, se ha permitido, por ausencia de autoridad y/o de falta de celo de nosotros los pacasmayinos, que una empresa de cable de TV, utilice los postes para tender sus redes aéreas y no solamente eso, sino que con total impunidad, incluso hacen la conexión domiciliaria a las casas o negocios que existen en el malecón.

Ahora resulta que si alguien desea pasear por el malecón, debe soportar la contaminación visual, cuando en cualquier ciudad o país civilizado, les hubieran obligado a que el tendido sea subterráneo para minimizar la contaminación visual de cables a lo largo de los postes y encima tener que pasear debajo de ellos, porque se han atrevido sin desparpajos, a conectar su negocio a las casas o negocios vecinos, sin importarles que el Malecón Grau de Pacasmayo ha sido declarado como un Ambiente Urbano Monumental, donde incluso los avisos de los negocios y el mobiliario urbano del malecón (bancas, papeleras, luminarias, etc.), deberían cumplir con determinados parámetros de diseño por respeto al Patrimonio Cultural de la Nación, pero claro, es más barato para la empresa hacerlo aéreo y no subterráneo.

Voz de

Arq. Christian Arbaiza Mendoza