Luis Paz Núñez, amor por San José


Pasado el mediodía del domingo 10, recibí la penosa noticia del fallecimiento, en Lima,  de mi estimado tío Lucho Paz Núñez, para mí una de las mentes más brillantes de nuestro San José y de la provincia de Pacasmayo. Desde pequeño admiré sus relatos, que siempre estuvo dispuesto a compartírmelos por escrito, trasmitiéndome su pasión por la historia, la genealogía y la literatura. Nadie ama lo que no conoce, decían los filósofos griegos; entonces, puedo decir que Luis Paz logró inculcarme el amor por San José.

Su nombre completo fue Luis Santiago Paz Núñez y nació 25 de julio de 1934 en San José, época de gobierno de su tío Fedeberto Ortiz Neira, ilustre benefactor de la escuelita 239, donde cursó sus primeros estudios. Fueron sus padres don Pedro Segundo Paz Yépez y doña Elcira Núñez León, ambos pertenecientes a antiguas familias de San José. En efecto, por línea paterna, descendía del patriarca Pedro de Paz, maestro pellonero, y por la materna de las históricas familias criollas de San José, y de los caciques Geoquelchumbi de San Pedro de Lloc. Formó un ejemplar hogar junto a doña Elisa Morales Castañeda y siempre estuvo orgulloso de su linaje, y como vemos no le faltaban razones.

luis-paz-nuñez.jpg?mtime=20171214204815#asset:74581


Tío Lucho desde su juventud demostró un claro interés por la política y no dudo en abrazar los ideales revolucionarios de Víctor Raúl de Haya de la Torre. En las filas del aprismo forjó una admirable personalidad intelectual, que sería reconocida en 1962 por el entonces alcalde aprista Miguel Sánchez Gil, nombrándosele nuevo secretario general, y oficial de estadística de la Municipalidad, lo cual hizo excelentemente. Esta fue su primera oportunidad de servir a su pueblo y un gran paso en su brillante carrera pública. No podremos olvidar su documentada defensa por la posesión de las tierras del "Hornito", aquellas compradas por los hijos de San José en 1866.

Así, aprovechando su posición de funcionario municipal, y relaciones diversas, emprendió la lectura de la valiosa documentación del histórico archivo municipal, acopiando datos y documentos que sirvieron de base para sus remembranzas de la historia local. La mayoría de estos escritos fueron sobre las historias de Fernando Terrones y Pedro Ríos Yépez a los que siempre dedicó mayor interés. 

Me faltan palabras para escribir elogios, para señalar sus múltiples aportes a San José. Aquellos que siempre estuvieron dirigidos a la juventud local, vale decir que fue en 1965 el primer presidente del club Unión San José, el CLUB DEL PUEBLO, y que ha sido importante su contribución a la biblioteca del Colegio San José. Como no podía ser de otra forma, en 1882 los notables sanjosepanos le delegaron la presidencia del comité del Primer Centenario de inmolación del entonces olvidado héroe Fernando Terrones; gestionando exitosamente que el Gobierno de Fernando Belaunde y el Congreso Nacional, concedieran la Ley Nº 23458, que reconoció Héroe Nacional al valiente campesino. Su gran capacidad le valió la primera condecoración, otorgada por el siempre recordado Virgilio Purizaga Aznarán. Sin duda, fue llamado a convertirse en el nuevo icono de la cultura del silente pero siempre heroico San José

Estos logros y aportes dieron a Lucho Paz gran popularidad, y le llevó a ser elegido en 1982 regidor municipal de San José, cargo que desempeño eficientemente y con una marcada oposición al entonces alcalde Euler Zarate. Así pues, tras concluir una ardua tarea, fue elegido en 2001 Juez de Paz, y manteniéndose en el cargo hasta el presente año. Será recordado por su entusiasmo y honestidad, por la imparcialidad de sus fallos, y por su inagotable amor por SAN JOSÉ.

Hoy, mientras revisaba aquellos escritos que me regalaste, recordaba las gratas charlas en tu oficina; no olvidaré nunca tus atenciones y tampoco descansaré hasta ver publicadas tus notas históricas junto a mis nuevos hallazgos documentales. Hasta pronto SANJOSEPANO DE ORO.

Voz de

Luiyhin Rázuri Sifuentes