Pasos sugeridos para un inicio de gestión auspicioso en Guadalupe



Estamos a tan pocos días de las elecciones de nuevas autoridades y al escuchar tan diversas propuestas de campaña, me motiva compartir algunas reflexiones sobre las competencias y funciones de las autoridades municipales que están señaladas en el Art. 73 de la Ley Orgánica de Municipalidades N° 27972:

1.- La organización del espacio físico.- Es la primerísima función que debe ser asumida. ORDENAR EL TERRITORIO. Ejercer autoridad para lograrlo. Evitar invasiones e iniciar procesos sancionadores contra los malos vecinos que ocupan áreas públicas. Proveer de suelo urbano para quien necesite vivienda. Sanear física y legalmente su territorio. Contar con un Plan de desarrollo urbano y un Plan de acondicionamiento territorial. Zonificación. Registro patrimonial histórico, cultural y paisajístico.

2.- Mejorar los servicios públicos.- Todo ciudadano pretende vivir en una ciudad ambientalmente sana y agradable, limpia y hermosa, libre de delincuencia y de riesgos a desastres naturales, con accesibilidad peatonal y vehicular, con tránsito ordenado, con áreas de recreación y esparcimiento, etc. Es decir, un lugar limpio, hermoso y seguro.

3.- Promover el desarrollo económico de la localidad.- Según la vocación productiva de cada lugar, se desarrollan estrategias para buscar el crecimiento económico, se facilitan los trámites para iniciar negocios y al ofrecer servicios públicos eficientes, se mejoran las condiciones para los negocios e inversión.

Es muy importante instalar en la memoria colectiva de nuestra comunidad que el orden, la limpieza, la seguridad y el entorno favorable para los negocios, son la base para el crecimiento económico y el desarrollo integral y sostenible. Necesitamos propuestas técnicas acompañadas de voluntad política para su ejecución. Tenemos universidades en el valle que pueden investigar los problemas regionales y ofrecer alternativas de solución, constituyéndose en aliadas del progreso.

Se ha iniciado un ciclo de inversiones en infraestructura para el desarrollo con los proyectos de la Reconstrucción con Cambios y los proyectos de agua y saneamiento en marcha, buscan cerrar la brecha de este servicio. Volquemos nuestra atención y participación en este proceso con optimismo ya que constituye una oportunidad para ir avanzando en lograr la ciudad de bienestar que queremos.

Voz de

Juan Carlos Hernández Cabos