Prioridades y Obras ¿Qué Pasó Con Nuestras Playas?

Playas

Siempre será lo mismo, cada vez que existan paros, huelgas, protestas o marchas, veremos a nuestros representantes de la política y autoridades acercarse a nosotros y decirnos que es culpa de los gobiernos anteriores que no quisieron escucharnos y no  hicieron nada por nosotros, pero que ahora las cosas son distintas y nuestros justos reclamos  serán todo oídos y  dignos de atención y solución.

Hoy vivimos el tema día: ODEBRECHT, donde la corrupción nos ha alcanzado y nos ha enseñado cómo nuestros  gobernantes, autoridades y empresarios han sido seducidos una y otra vez, por cuantiosas sumas de dinero oscuro, vendiendo su dignidad y honra,  a cambio de concesión  de millonarias obras sobrevaluadas, dejando a otras, prioritarias, necesarias y urgentes, que  significan  para nuestras familias, otorgarles, protección, seguridad e integridad.

Pero lo alarmante es que a nuestras autoridades no parece preocuparles y les tiene sin cuidado. 

Somos testigos de lo que sucede con nuestras playas y la erosión costera. Insistieron por todos los medios en imponernos espigones en nuestros balnearios  a pesar de que técnicamente estaba demostrado que no era lo adecuado y que  tenía efectos colaterales en relación a las playas vecinas, y en respuesta a esta absurda pretensión, protestamos pacíficamente todas las playas del norte en defensa de otra alternativa, la más acertada y viable como el desarenamiento y traslado de arena a nuestros balnearios, pensando finalmente que con nuestro grito de protesta "ARENA SÍ, ESPIGONES NO" lograríamos detener ese fabricado proyecto.   Vinieron las autoridades del gobierno central acompañados de nuestros “Padres de la Patria“, hicieron un gran circo,  y nos  hicieron creer que habíamos sido escuchados y entre vivas y aplausos, nuestros medios de comunicación dieron la gran noticia que  al fin  el problema de la erosión costera estaría resuelto por ser de urgencia y colorín colorado nuestro reclamo se da por acabado. 

Han transcurrido meses de espera y al levantarnos y caminar por nuestras playas esperando que algo ocurra, no vemos en la orilla,  ni siquiera una lata de arena que hayan puesto nuestros gobernantes y autoridades, mirando a cambio, las piedras, basura e inmundicia que se mezcla con nuestro ayer limpio y hoy oscuro mar.

¿Necesitamos saber qué ha sucedido? Muy simple, se perdió la gran obra de los espigones y el bypass y traslado de arena a nuestras playas, no dejan altos dividendos. Y la principal y  sentida pregunta ¿Qué va a pasar con las viviendas y con las familias que viven años pidiendo que alguien se acuerde y hagan algo por  ellos? ¿Acaso pensamos,  que con lo que hemos visto y seguimos viendo, realmente, a nuestras autoridades les puede interesar si vivimos o morimos?

Los grandes negocios de nuestros gobernantes, políticos y autoridades jamás acabarán, si son todos corruptos habrá que demostrarlo y justo esa es la clave de su éxito y salir libres; habrán quienes saben protegerse y lograrán su libertad,  y los otros que no los acompañó la buena suerte, serán juzgados y sentenciados, sencillamente,  por no tener experiencia y sabiduría en compartir y ser parte de ese núcleo que por años se ha enquistado en nuestra sociedad, y la que les da seguridad y protección, a sus malas acciones.

Siempre estarán al final las obras de prevención de desastres y cuanta obra prioritaria y necesaria que no  les dejará altos índices de comisión, como tanta obra innecesaria que son aceleradas obviando observaciones, controles y estudios de factibilidad. 

Esto sucederá y continuará, porque estos hombres que hoy representan el poder y la autoridad, esperarán como nos tienen  acostumbrados, a que sucedan desgracias, pérdidas de viviendas y humanas, para ser ellos los primeros en aparecer, preocupados y volando como grandes  héroes , tratando de salvar lo insalvable.

Sólo nos queda pedirle a nuestro Hacedor, que nos ayude y con su poder le devuelva la calma a nuestros océanos y podamos vivir en paz, libre de estos fenómenos naturales que alteran nuestra tranquilidad y sobrevivencia.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información

Voz de

Humberto Arancibia Cueva