Decisión Que Nos Puede Costar Vidas


Ha quedado en evidencia la falta de conocimiento de la realidad, por parte del gobernador regional de La Libertad respecto a las provincias de Chepén y Pacasmayo, para proceder como se ha hecho en el manejo de la pandemia Covid-19.

En su visita el martes 5 a Guadalupe, Chepén y San Pedro de Lloc, no se dio tiempo para escuchar a los profesionales que atienden a los pacientes y viven los problemas. En Chepén les concedió escasos minutos y se impidió el ingreso de enfermeras a la reunión. Es necesario que conozca la realidad, no informes hechos desde un escritorio, ni por boca de asesores o funcionarios que cuidan su puesto de confianza, incluso a costa de la vida de los pacientes.

Llempén ha agravado la crisis que se enfrenta en el Valle Jequetepeque en lugar de darle una salida. Mientras que en Lima, el propio Minsa dispone del mayor número de hospitales para la atención de pacientes Covid-19, acá se ha dado el lujo de disponer que el Hospital Tomás Lafora en Guadalupe sea cerrado a los casos Covid-19 y solo atienda casos No Covid. Ha dispuesto que el Hospital Minsa Chepén, carente de oxígeno, personal, e implementos, atienda a nuestros hermanos de Guadalupe. Esa atención no está garantizada. Qué pasará con ellos en los próximos días, cuando los casos aumenten, o alguno empeore. Se les está contando un cuento que no tiene garantía de final feliz. Parece que el gobernador ignora que el Hospital Minsa Chepén está como hace 54 años, cuando fue inaugurado. No tiene ambientes.

Pero eso no es todo. En su arriesgada decisión, que ha advertido se tiene que cumplir, Llempén ha dejado sin infraestructura hospitalaria a los pacientes de Pacasmayo, San Pedro de Lloc, San José y Jequetepeque. Por qué no acondicionar la mayor cantidad de camas Covid-19 en el Hospital Lafora y dotarlos de los equipos y personal, para salvar la vida de la mayor cantidad de pacientes.

Hoy por hoy, en lugar de estar montando camas y trasladando balones de oxígenos, los alcaldes están buscando locales decidiendo entre terrapuertos, coliseos o estadios.

El nuevo edificio del Hospital Pacasmayo carece de servicios esenciales. Si desde febrero que reclamamos por él, no se ha avanzado, se duda pueda estar operativo ahora que se necesita.

Los alcaldes, con su aceptación, están hoy en la obligación de garantizar los servicios de hospitalización con oxígeno para nuestros pacientes Covid-19. Estamos hablando de vidas en juego.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario