La Despensa Municipal Infestada

Los primeros cuestionamientos serios contra miembros de gobiernos municipales han llegado temprano, considerando que tienen menos de 180 días en sus cargos. Coincidentemente una de las primeras faltas que se les achaca es llenar las municipalidades con parientes o recomendados de regidores y de funcionarios con influencia.

Lo que se ve desde fuera es que regidores de la mayoría y los de la mal llamada minoría tienen las mismas costumbres. Unos se acomodan con otros y todos sacan ventajas, de modo que al final nadie fiscaliza a nadie, el "otorongo no come a otorongo" se convierte en el lema de la gestión. En esas circunstancias, si es que todos o la mayoría llegaron con la consigna de colocar a sus partidarios ¿Quién se atreverá a llamar al pan, pan y al vino, vino?

La defensa que han tratado de esgrimir algunos de los cuestionados los han revelado de cuerpo entero. Enteritos y con todas sus chamulladas se han pintado y han quedado más que golpeados. Tratar de defenderse diciendo que no sabían de las contrataciones suena a cuento cuando se les ha visto avalando a funcionarios de confianza de las nuevas gestiones y son uña y carne del jefe de la gestión edil.

Pero peor ha sido cuando han tratado de defenderse asumiendo tácitamente que sí tienen parientes, pero aducen que la ley no ha previsto ese nivel de parentesco. Allí sí que se mostraron tal cuales.

Que la ley no les alcance; no significa que sea lo moralmente correcto. La ley no ha podido pensar en todas las vivezas que se les ocurren a los oportunistas que llegan a vivir de la política y que le cargan al Estado, toda su parentela posible.

papas-queman-manzana

Ilustración por Jun Luo para UNDiario

Pero no es todo. Los que han logrado acomodarse no son todos los que quieren estar en las oficinas municipales. Afuera hay gente pidiendo trabajo para sus hijos, sus nueras, entenados y demás relacionados. Todos quieren 'trabajo' a cuenta de la municipalidad. No dudan en reclamarlo en todas las formas posibles. Se sienten con derecho porque apoyaron la campaña y condicionan mantener su apoyo o pasarse a otra bancada. Así estamos. Así se entiende y se vive la "política"... para el provecho personal.

Si la cabeza aprovecha, imaginen a los (sub) gerentazos. Ya los ven, hasta mujer tienen de secretaria en oficinas clave para sus movidas. Y han llevado a todos los que han querido.

Y por eso, vienen los "enfrentamientos". Porque los mordiscos de los que están adentro son muy grandes y no les están dejando nada a los que quedaron fuera. De allí los desencuentros y las desavenencias, porque la mamadera no alcanza para todos. Nada de fiscalización. Ni de control.

Uno podría preguntarse si lo que está pasando es que la manzana podrida está corrompiendo a sus compañeros, en el supuesto de que las gestiones hubieran quedado infestadas por malos funcionarios, dados a las malas artes, acostumbrados a los cobros bajo la mesa, etc. etc. Pero no. Los alcaldes, nuevos en su mayoría, han llegado con su propio equipo de confianza; con su propia gente, desde abogados y contadores para los cargos jerárquicos hasta obreros y personal de seguridad ciudadana. ¿Entonces, a quién se le achacan las culpas? Pues a todos quienes se están almorzando la despensa municipal, que poca plata no tiene. Se la están comiendo enterita, con cáscara, pepas y todo.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe