San Pedro de Lloc  |  

"Ebriedad Absoluta", Clave Para Imponer Prisión Preventiva a Chofer que Arrolló y Mató a Padre e Hija

Turba golpeó a acusado a la salida de juzgado

Golpiza2


Ningún detalle de la investigación fue tan determinante para imponer la medida coercitiva de prisión preventiva que el grado de alcohol en la sangre que arrojó el dosaje etílico practicado a Santiago Ramírez Sánchez, luego de arrollar a Nicolás Durand Cotrina y su hija Daniela, la noche del 19 de noviembre. 

El juez de Investigación preparatoria Luis Alejandro Pérez León detalló que los 2.03 gr/l de alcohol en la sangre otorgaban suficiente elemento de convicción para sustentar la responsabilidad de Ramírez Sánchez en las muertes.

En la audiencia de solicitud de prisión preventiva, solicitada ayer por la fiscal Judith Incio Nomberto, se relató el detalle de los hechos.

LOS HECHOS

El Ministerio Público imputa a Santiago Ramírez Sánchez ser autor de delito contra la vida, el cuerpo y la salud en la modalidad de Homicidio culposo con agravante. La sanción a imponerse no será menor de 5 años de privación de libertad. Por esa razón, y otras, la fiscal encargada del caso pidió prisión preventiva de 9 meses. Ese plazo servirá para completar su investigación y formalizar se inicie juicio oral contra Ramírez Sánchez y se emita su sentencia.

audiencia2.jpg?mtime=20171123224708#asset:73981


En la audiencia ante el juez de IP, Luis Pérez León, la fiscal Judith Incio Nomberto expuso su teoría del caso refiriendo que el domingo 19 de este mes, alrededor de las 7.30 de la noche, Ramírez atropelló a Nicolás Durán Cotrina (56) y a la hija de este, Jenny Daniela Durand Tirado (12), causándoles la muerte.

Refirió que Durand llevaba a su hija en la moto lineal marca Wanxin, placa de rodaje 3452-3B. En el mismo sentido (de San Martín de Porres a Verdún, en la carretera a San José) iba Ramírez Sánchez conduciendo el auto de placa D9V 405, cuando cerca del molino El Valle (sector La Viña), Ramírez los impactó originando que el cuerpo de la menor fuera eyectado hacia la vía asfáltica y en el caso de Durand Cotrina arrastrado junto al vehículo menor, unos 70 metros.

La fiscal dijo que Ramírez se hallaba conduciendo de manera negligente en estado de ebriedad, tal como lo evidenció el resultado de la pericia. Esto confirma la versión de personas que estuvieron en el lugar del percance y notaron que Ramírez “estaba muy borracho”, según comentaron.

Sin embargo, la versión se tomó con cuidado, disponiéndose la extracción de sangre para el correspondiente dosaje etílico. El resultado –según la exposición de la fiscal- reveló que se halló 2.03 gramos alcohol/litro de sangre. Se confirma de ese modo que el imputado conducía en avanzado estado de ebriedad.

La fiscal explicó que para el transporte privado la tolerancia de alcohol en la sangre debe ser no mayor de 0.5 gr/lt; y, para el transporte público de 0.25 gr/lt de sangre.

La RMP indicó que el Código Penal prevé para este tipo de delitos, pena de privación de libertad no menor de 4 años ni mayor de 8. Pero hizo la salvedad que el mismo Código considera cuando hay actos atenuantes y agravantes.

En el caso concreto del accidente como atenuante a favor de Ramírez dijo que carece de antecedentes penales. Y como agravante, que una de las víctimas del accidente es menor de edad. En ese caso - cuando concurren atenuantes y agravantes- la ley establece que la pena debe situarse dentro del tercio intermedio. Correspondería, entonces, una pena mínima de 5 años y 4 meses, y una máxima de 6 años y 8 meses.     

En uno y otro caso se está ante un cuadro de prognosis de pena de más de 4 años de cárcel. Ese fue uno de sus argumentos para solicitar prisión preventiva de 9 meses. Otro elemento invocado fue el peligro de fuga, pues debido a lo elevado de la pena se puede temer que el imputado eluda a la justicia.

DEFENSA DE RAMIREZ

El imputado Ramírez Sánchez tiene como defensor, al abogado Francisco Morales Mendoza.

La defensa buscó disipar la responsabilidad de su patrocinado argumentando en supuestas contradicciones contenidas en las actas policiales. Por ejemplo señaló que en una indica que no puede determinarse la velocidad de las unidades que colisionaron y en otra que la velocidad de la moto era razonable. Añadió que en la zona el alumbrado público era pobre, que un acta consigna a dos efectivos como los que intervenían pero que la firmaba un tercer policía. 

Reclamó el por qué no se practicó dosaje etílico al chofer de la moto y cuestionó que ambas víctimas no tuvieran cascos. Supuso que el vehículo menor no tenía luces. Alegó que su defendido tenía domicilio conocido, según constancia emitida por el teniente gobernador del lugar. Solicitó se le otorgue comparecencia con restricciones bajo reglas de conducta para enfrentar el proceso.

Ninguno de los argumentos fue suficiente para disuadir al juez de desestimar el pedido de prisión preventiva.

audiencia.jpg?mtime=20171123224703#asset:73980


EBRIEDAD ABSOLUTA

El magistrado fue categórico al señalar que los 2.03 gramos de alcohol por litro de sangre, en la tabla de alcoholemia es ebriedad absoluta. 

"No solo es el haber conducido el vehículo y haber infringido reglas de tránsito, velocidad y otros. Esos son hechos adicionales. Aquí el hecho es haber cogido un vehículo en estado de ebriedad y no solo sobrepasando los 0.5 gr/l, sino estar, según la tabla de alcoholemia, en ebriedad absoluta. Esto es lo que se le imputa y se ha corroborado en el dosaje etílico. Si bien es cierto se dice que no hay iluminación, que el informe policial no es claro. Acá no se necesita ser perito para determinar la velocidad. Señor, acá están las fotografías. Si hubiese conducido a una velocidad prudente, no habría producido los daños que se ven en su propio vehículo, y no se trata de un vehículo cualquiera. Es un Mercedes Benz antiguo, pero cómo ha quedado. Además está el croquis, el accidente se produce a unos escasos metros de un rompe muelle. Todos los que conducimos sabemos que tenemos que reducir la velocidad. A veces hasta el mínimo. Que no había luz, que el otro vehículo no tenía luz. Debía tener luz en su propio vehículo, así no haya estado el otro con luces. Desde el punto de impacto hasta donde se detiene el vehículo son 73 metros. Casi una cuadra lo arrastra. ¿Se puede decir que no llevaba velocidad? ¿Que iba a velocidad prudente? Es evidente que no. Son pruebas palpables, no se necesita ser perito. ¿Cómo estaba manejando? En estado de ebriedad. Que si el otro conductor estaba en estado de ebriedad o sin cascos, tal vez le disminuiría la reparación civil pero la responsabilidad penal está demostrada plenamente", explicó el juez Pérez León.

Dictada la prisión preventiva, el Ministerio Público se mostró conforme en tanto la defensa indicó que impugnaría la medida.

golpiza.jpg?mtime=20171123224714#asset:73982


GOLPIZA EN LAS AFUERAS DEL JUZGADO

Un grupo de familiares y amigos de las víctimas estuvieron presentes en las afueras del juzgado. El juez hizo pasar a la pequeña sala de audiencias a contados allegados de ambas partes.

 Luego de la lectura de la disposición del juez, el grupo de personas esperaba en las afueras. En un instante, la policía preparó el patrullero de la comisaría de San José para trasladar al acusado. Mientras salía del local judicial, los asistentes empezaron a gritar reclamando a Ramírez Sánchez, el haber matado a sus familiares.

golpiza3.jpg?mtime=20171123224723#asset:73984


A medio camino, entre la puerta del juzgado y la camioneta policial, la turba se descontroló, rompió el cerco policial y en medio de forcejeos la emprendió contra Ramírez Sánchez, que resultó en el suelo recibiendo múltiples golpes y patadas.

Como pudieron, los efectivos policiales subieron al acusado a la unidad y partieron raudos. En tanto el grupo de vecinos no terminaba de reagruparse, alguien dio la voz de que el abogado del imputado subía a un auto, cuando de pronto intentaron interceptarlo. Esto no ocurrió y el abogado Francisco Morales Mendoza logró abordar un auto y alejarse del lugar.

Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe