Pacanga  |  

Hombres, Mujeres y Niños Marcharon por 3 Horas Contra Desalojo

Bajo la arenga de “¡Algarrobal y La Primavera!”, a la que respondían al unísono: "¡No al desalojo!", cientos de moradores de esos dos asentamientos humanos marcharon desde San José de Moro a esta ciudad. Lo hicieron con el fin de generar conciencia acerca del problema que enfrentan ante el inminente desalojo del predio que ocupan desde hace más de 20 años.

“¡El Algarrobal y La Primavera, ¡No al desalojo! Justicia”, fue el grito que acompañó todo el recorrido, de alrededor de 3 horas, hasta llegar al frontis del Juzgado Mixto de la provincia de Chepén, que emitió el fallo. Aducen que el predio El Algarrobal es propiedad de la Comunidad Campesina de Chepén desde 1570, y que ilegalmente fue adjudicado a la Cooperativa Agraria Talambo. Esta lo vendió a la familia Aita Gervasi. La transacción de compra venta la consideran ilegal porque Talambo –aseveran- no podía vender lo que no le pertenecía. El fallo de desalojo favorece a los Aita Gervasi.

Niños, adolescentes y jóvenes desfilaron junto a sus padres oponiéndose a la ejecución de la sentencia judicial que ya les fue notificada. La marcha se inició a las 8.40 de la mañana este miércoles 10, partiendo desde San José de Moro para cubrir una distancia de alrededor de 5 a 6 kilómetros hasta el centro de esta ciudad.

Algunas mujeres llevaron a sus pequeños hijos a la espalda,  y padres llevaban a sus hijos cargados sobre sus hombros, los más grandecitos marcharon sin importar la intensidad de los rayos solares que desde temprano quemaron con la fuerza de siempre, en esta ciudad.

El objetivo era llegar al Juzgado Mixto donde habían previsto un plantón en el cual expondrían sus reclamos.

Marcha2

La marcha fue encabezada por niños de la IE El Algarrobal; madres de familia portaban banderola alrededor de la cual iban sus hijos, todos ellos pequeños que no superaban los 9 años de edad. Ellos –igual que los mayores- también se sumaban al coro de la protesta.

Los promotores del movimiento se habían organizado para que la marcha sea pacífica y para no crear mayores problemas al tráfico vehicular. La finalidad no era posesionarse de la carretera ni obstruir el tráfico vehicular, aunque inevitablemente eso ocurrió en algunos momentos.

Los ronderos de diversas bases, que acompañaron la marcha, ayudaron a controlar el orden sumándose a la labor de personal de la Comisaría de Pacanguilla, así como del Escuadrón de Emergencia de la Comisaría de Chepén, policías de la unidad motorizada, y personal de Seguridad Ciudadana de la municipalidad de Chepén que estuvo con una camioneta colaborando para resguardar el orden.

El Algarrobal Marcha Iglesias
El Algarrobal Marcha 7 Rondas

Numerosas pancartas eran portadas por los manifestantes, identificándose por el nombre de sus agrupaciones así hubo de iglesias, asociaciones de agricultores, ronderos, comité de Vaso de leche, etc. 

El coro de voces fue incesante en todo el trayecto reclamando en momentos al presidente Kuczynski tomar en cuenta su situación.

Fue al ingresar a la ciudad de Chepén, cerca del local de Depincri, donde se impidió, por alrededor de 15 minutos el tráfico vehicular en forma total. Para entonces, los manifestantes sumaban unas mil personas aproximadamente, y se habían desplegado a lo ancho de la cinta asfáltica. Fue entonces que se formaron largas filas de vehículos en ambos extremos de la Panamericana.

La Policía no tuvo problemas para controlar el orden, pues no hubo ningún enfrentamiento. Hubo poca presencia policial frente a la cantidad de la gente que marchaba.

Los manifestantes ingresaron a la ciudad por la vía de evitamiento hacia la avenida Gonzáles Cáceda, parte baja. Alrededor de las 11.05 estuvieron frente al local del Juzgado Mixto de Chepén donde se detuvieron. La puerta de ingreso a la dependencia judicial fue resguardada por personal policial, algunos de ellos llevaban chalecos con la inscripción de la Unidad de Servicios Especiales (USE) Trujillo.

Testimonios

El local del Juzgado Mixto de Chepén está ubicado en la avenida Gonzáles Cáceda, a pocos metros del local de La Parada. Allí se cerró la calle para improvisar una manifestación en la que varias personas hablaron para protestar contra el juez Salvador Bustamante, quien dictó el fallo que consideran injusto. Otros lo hicieron para expresar su solidaridad con los afectados ofreciendo respaldarlos y estar junto a ellos a fin de evitar sean expulsados de la tierra donde han construido sus casas e instalado sus negocios de diversa naturaleza. Hay, además, una extensa área dedicada a la agricultura y ganadería.

Varios oradores protestaron por el fallo, cuestionando al juez y reclamando la razón. Eran las 11.43 de la mañana cuando la marcha continuó hacia la Plaza de Armas, punto final de la movilización. Pero cinco representantes de las organizaciones se dirigieron al Juzgado para dialogar con el titular, Salvador Bustamante Rojas.

Algunos de los oradores fueron tajantes en sus intervenciones y advirtieron que si se pretende ejecutar el lanzamiento podría haber muertes, una especie de “Baguazo”. Pidieron evitar confrontarlos con la Policía porque algunos miembros de esa fuerza del Estado, son hijos del lugar.

Uno de los dirigentes dijo que si acudían al desalojo mil policías, ellos contarían con 2 mil ronderos.

No solo hubo voces masculinas, también la mujer tuvo presencia activa como el caso de la dirigente ronderil Juana Orellana.

Se denunció un presunto tráfico de terrenos y otras presuntas irregularidades en el proceso judicial.

A nombre de la Coordinadora de la Cuenca Jequetepeque habló Jaime Vigo Cabanillas, quien trasmitió su solidaridad y ofreció apoyarlos en todo momento.

Los manifestantes retornaron a sus lugares de residencia alrededor de la una de la tarde. Estaba previsto un almuerzo comunitario.

Se calcula que el desalojo afectará a aproximadamente 800 familias asentadas en los poblados La Primavera y Algarrobal de Moro, jurisdicción del distrito de Pacanga.

Sobre el autor

Contacto UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]