Chepén  |  

Chepén: Parque de la Familia se Destruye y Está Abandonado

Familia



Desde su construcción, en el gobierno del alcalde Lorenzo Sánchez Cabanillas, el Parque de la Familia no ha recibido mantenimiento. Se está destruyendo, ha sido virtualmente abandonado, hay suciedad por todos lados y se encuentra prácticamente invadido por los vendedores ambulantes de  varios espacios.

El enorme parque se extiende en la extensa avenida Ezequiel Gonzáles Cáceda desde altura del Banco de Crédito hasta más allá de La Parada abarcando casi 3 cuadras. Su construcción fue decidida después que la administración del alcalde Sánchez Cabanillas lograra la erradicación de la parada informal que se había convertido en un foco infeccioso.

Pese a haber conseguido lo que se consideraba un imposible, es decir hacer desocupar la avenida por la que antes pasara el servicio de ferrocarril, el alcalde dio marcha atrás y permitió el retorno de ambulantes. El pretexto fue que se les permitiese retorno temporal solo por fiestas de navidad y año nuevo. Pasó el tiempo, y el retorno de los ambulantes en esa área volvió a ser un problema mayor en Chepén.

familia-2.jpg?mtime=20180301231558#asset:78445


El Parque de la Familia fue una obra que cambió totalmente el rostro de la más grande avenida que hay en el valle Jequetepeque. Su diseño incluyó espacios peatonales, instalación de esculturas metálicas, fuentes de agua, esculturas pétreas y amplias áreas verdes.

La obra fue inaugurada y concitó numerosos comentarios favorables desde todos los sectores. Con el paso de los años nadie se ha preocupado por dar mantenimiento al citado paseo. Lo han olvidado, al extremo de ni siquiera realizar el barrido de los diferentes espacios. La basura permanece amontonada y los pisos están sucios. Como si no fuese suficiente, hay quienes utilizan ese parque como urinario público y algunos hasta para defecar dejando un lugar lleno de pestilencia.

Los paseos peatonales están ocupados por vendedores ambulantes en varios tramos. La gente tiene que caminar por estrechos senderos o, en todo caso, bajar a la calzada con el peligro de ser atropellados por los mototaxis, autos, camionetas y camiones que en gran número pasan por allí.

familia-3.jpg?mtime=20180301231602#asset:78446


Además se tiene la presencia de los ambulantes ¨permanentes¨ que hay en esos tramos tanto en la parte alta como en la parte baja de la avenida, formando una especie de crucero de la muerte por el peligro de accidentes.

Las losas de algunas estructuras han sido destruidas y solo se aprecia cemento, algunas estatuas metálicas también están corroídas y su destrucción total es cuestión de tiempo si es que no se adoptan medidas urgentes para su mantenimiento.

Todo este caos no preocupa a nadie. A Chepén se le priva de mostrar a sus habitantes y a los turistas uno de los paseos más hermosos que tiene, y la belleza de la inmensa avenida. Todo eso se impide por la desidia de las autoridades para dar mantenimiento al parque de la Familia, negligencia para ordenar la limpieza diaria, y admitir mayor presencia de más ambulantes que cada día se esparcen por casi todo ese hermoso paseo y están contribuyendo a destruir.

familia-4.jpg?mtime=20180301231606#asset:78447


El anhelo de muchos chepenanos es que se haga algo por rescatar ese hermoso lugar y mostrar su belleza para admiración de propios y extraños. Pero, las autoridades tienen la excusa perfecta: no se puede hacer porque no hay dinero, los contribuyentes no pagan, los recursos son limitados y el mantenimiento resulta muy oneroso.

Al paso que se marcha, la mayoría apunta a que la destrucción total de ese lugar es algo que está dentro de las altas probabilidades. Si eso ocurriese se estaría cometido un enorme daño a Chepén.

Prensa

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario