San Pedro de Lloc  |  

3 Sujetos a Prisión Preventiva por Receptación de Motos Robadas


Nueve meses de prisión preventiva impuso el juez de investigación preparatoria de la provincia de Pacasmayo, Luis Pérez León, contra 3 hombres jóvenes que fueron hallados en posesión de motos reportadas como robadas en San José y Guadalupe.

La audiencia de la medida coercitiva planteada por la fiscal Taly Chayguaque Ventura se realizó el 3 de enero a las 9.50 de la mañana. 

Los procesados son 

  • José Omar Cotrina Llamoctanta (20), 
  • Segundo Javier Vásquez Saavedra (25), 
  • Niño Manuel Vásquez Saavedra (22). 
Juzgado Penal Vacio

Son naturales de Bambamarca, Cajamarca. Dijeron haber llegado recientemente para dedicarse al trasplante de arroz.

Los tres son naturales de Bambamarca, Cajamarca. Dijeron haber llegado recientemente para dedicarse al trasplante de arroz y que residían en Cruce San José. Son acusados por la comisión del delito contra el patrimonio en modalidad de receptación agravada en perjuicio de Ricardo Santos Nuñez Correa y Luis Severo Pérez Castañeda. 

Este se convirtió en el primer caso penal del año 2018.

Según las investigaciones, el 30 de diciembre del 2017 a la 1.30 horas, el ciudadano Marco Alejandro Cortéz Abanto se dirigió a la Comisaría de Jequetepeque para reportar que al regresar de prestar servicio de taxi al balneario Boca del Río, reconoció a 3 sujetos que el día 19 de octubre del 2017 le sustrajeron su vehículo. Los efectivos policiales de servicio atendieron el llamado del ciudadano y fueron en busca de los presuntos delincuentes. Al llegar encontraron efectivamente a 3 jóvenes en una moto lineal Honda, color rojo que no contaba con placa. 

En lugar que indicaron investigados, se hallaron dos motos, autopartes de vehículos automotores y 9 celulares.

Los intervenidos no portaban DNI, ni documentos de la moto. Al no dar explicaciones de la propiedad del vehículo ni por qué no tenía placa, fueron conducidos a la dependencia policial. De los tres, Cotrina Llamoctanta portaba un celular sin chip. Ante el requerimiento de los investigadores, aceptó que se le revisara la memoria interna del equipo. Allí, en la galería de fotos se halló imágenes donde se le veía con vehículos menores estacionados. Allí se vio uno de placa 52394N, de propiedad de una ciudadana guadalupana y que fue reportada como robada en la comisaría de San José, el 18 de diciembre. Según la información recabada el sobrino de la propietaria, Ricardo Santos Nuñez Correa la había dejado a un costado de un terreno agrícola en San José de donde fue robada.

Ante estas evidencias, los intervenidos condujeron a los efectivos policiales y Ministerio Público hasta un inmueble ubicado en San Martín de Porres, San José, donde estaba la moto de la fotografía. Allí no solo se halló esa moto, sino también otra moto lineal, color negro marca Pulsar Bajaj, sin placa, de propiedad de Luis Severo Pérez Castañeda, quien denunció la sustracción  el 29 de diciembre, cuando la había dejado también a un costado de un terreno agrícola. En el lugar no solo se hallaron ambas motos, también se encontraron autopartes de vehículos automotores y 9 celulares.

Juez Perez Leon

“Hay indicios de delitos mayores como robo. Por ello fueron intervenidos".

— Juez Luis Alejandro Pérez León

El juez Pérez León, en el sustento de la medida tomada, señaló que los tres procesados naturales de Bambamarca, decían dedicarse a labores de campo. 

“Es conocido que entre octubre y enero de todos los años migran trabajadores al trasplante del arroz, y que supuestamente llegaron para ello y señala la defensa que no tienen nada que ver con los objetos encontrados en el inmueble. Sin embargo no han sabido explicar qué hacían en Jequetepeque, y qué hacían los objetos en el inmueble”.

Explicó que aunque la conducta que se les atribuye es de la receptación, “hay indicios de delitos mayores como robo. Por ello fueron intervenidos. Los procesados no son intervenidos en un campo de cultivo realizando las labores que dicen llegaron a realizar. Se les interviene en una playa. No trabajando. Y ¿por qué se les interviene?, porque fueron reconocidos por un agraviado de delito de robo. Se les encuentra en posesión de una moto, la cual después se determinó había sido sustraída. Estamos ante un caso de flagrancia delictiva”.

Las circunstancias y las declaraciones de los agraviados -añade el juez- “determinan que vienen a cometer actos ilícitos y no a la siembra".

Como se reseña en la investigación, complementa el juez, “fueron conducidos al inmueble, producto de las investigaciones, y no es una simple chocita. Tiene una puerta de fierro con sus llaves de seguridad. No es un inmueble abandonado como se pretende hacer creer. Se encuentra dentro motos y accesorios de vehículos, entre ellos dos motocicletas que habían sido sustraídas el 28 y 29 de diciembre”.

Los intervenidos habitaban el inmueble durante los días en que ocurrieron los robos.

VIENEN A COMETER ILÍCITOS

Las circunstancias y las declaraciones de los agraviados, añade el juez, “determinan que vienen a cometer actos ilícitos y no a la siembra. Sobre la procedencia de la moto roja, en la que los encuentran, dicen nos la encargaron junto a otras más. Que dos muchachos les encargaron las motos y que se iban a trabajar, que pagarían por cuidarlas. Eso es receptación. Dicen que solo pasaron y dejaron las motos. Que desconocen quién las encargó, pero no se preocupan, no van a la comisaría a reportarlas sino que toman una y se van a la playa. Hay declaraciones contradictorias entre sí”.

Resaltó que uno de los agraviados al que le robaron su moto cerca del campo, preguntó a personas que estaban cerca y le dijeron que tres sujetos fueron los que se llevaron su moto.

"No es una sola sustracción, sino forma continua y debe ser materia de investigación".

— Juez Luis Alejandro Pérez León

En el delito de receptación, dijo el juez, la norma señala que se presume que el bien proviene de un delito. En el caso, añadió, nadie viene y encarga así por así, no es una cochera, ni lugar público. Es un inmueble cerrado, y les encargan personas supuestamente desconocidas.

El juez concluyó que el caso “no solo apunta a que son autores de receptación, sino también hay indicios de que serían autores de robo. En el acta de registro domiciliario se consigna 12 espejos, baterías. No es una sola sustracción, sino forma continua y debe ser materia de investigación”.

En la determinación de la posible pena se señaló que al ser un concurso real de delitos, ésta sería de 8 años de pena privativa de la libertad, pena efectiva que superaría los 4 años en que puede ser con prisión suspendida. El juzgador consideró que los sujetos podrían eludir el proceso, en consecuencia acogió el pedido fiscal e impuso prisión preventiva de 9 meses.

La defensa de los acusados interpuso apelación.

Prensa

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario