Pacasmayo  |  

En Pacasmayo Transportistas Afirman Que Desorden e Informalidad Son Fruto de la Corrupción

Trans2


Los transportistas formales de la provincia de Pacasmayo no quieren dar más tregua a los informales y a los formalizados amañadamente por las autoridades municipales. Son directos y quieren acciones concretas sin más demora debido a que la persistente operación del transporte informal está golpeando sus economías. En reunión realizada la mañana del lunes 9, en presencia de funcionarios de la Municipalidad Provincial de Pacasmayo, de la distrital de Pacasmayo y de la dirección de Transportes de la Región la Libertad, los transportistas fueron directo al grano: La corrupción es la madre de la informalidad que crea el desorden en todas las ciudades del valle Jequetepeque.

Los transportistas, entre los que fueron visibles los dirigentes de las empresas de servicio de autos Pacasmayo-Chepén y de combis de la misma ruta, reclamaron una actuación coherente y decidida de las autoridades municipales y policiales. El caos e informalidad no pueden continuar, pero para que ello cambie, la corrupción debe combatirse dentro de las instituciones antes señaladas.

Participantes

La reunión estuvo presidida por el teniente alcalde de la MDP, Javier Poémape Rivera. Estuvo acompañado del jefe de Tránsito y Transporte de la MDP, Carlos Vigo Castañeda y la asesora legal Clara Delgado Castillo. Vigo señaló que la presencia de los dos funcionarios de la Dirección de Tránsito y Transportes de la Región La Libertad, Carolina Bustamante Alayo y Luis Mendoza Yacarini, se debía a que fueron convocados para orientar en los procesos que se deben realizar para lograr el orden en el sector, especialmente en Pacasmayo.

Se recordó que las empresas de transportes actualmente operan en un clima de interferencias. Hay discusiones en cuanto a la normatividad local y recorridos que no han sido fundamentados de manera técnica, situación que se vuelca en una realidad caótica. Invocó diálogo y consenso para salir de esta insostenible situación.


trans.jpg?mtime=20171009220002#asset:72266


Problemas y corrupción

El transportista Fernando Licera de la empresa Virgen de Guadalupe señaló que el recorrido de las unidades vehiculares de servicio público en Pacasmayo tiene antecedentes que en lugar de mejorarse han contribuido al actual desorden.

Recordó que su empresa tuvo un terminal a un costado del grifo Pecsa, sin embargo la municipalidad con la excusa de que generaban desorden con respecto a los comités que tenían paradero en el terminal, se les obligó a tomar un espigón allá. Ellos accedieron pero esto solo benefició a los piratas que ahora son los dueños de las calles en Pacasmayo.

Ahora los piratas tienen paraderos informales en la Av. Gonzalo Ugás, entre Tottus y el terminal terrestre. Principalmente entre Tottus y el grifo Shell. Allí -reclamaron los transportistas-  desde las 5 de la mañana y prácticamente durante todo el día, los piratas “jalan” a los usuarios sin que ninguna autoridad pueda controlar.

Se ha señalado insistentemente que la Municipalidad Provincial de Pacasmayo ha destacado a un inspector de Tránsito a esa zona, pero este personal solo está unas pocas horas y precisamente en las horas punta, desaparece con lo que los informales tienen la “cancha libre”.

Los transportistas no han tenido reparos en señalar directamente a la Policía Nacional como una de las autoridades que no tiene ninguna intención de acabar con ese reinado informal. Contaron incluso que en una oportunidad un inspector de tránsito intervino un auto “pirata” que casualmente pertenecía a un policía. El inspector tuvo que soportar el maltrato del policía, que defendió la ilegalidad de acuerdo a su conveniencia. Lo mismo ocurre con otros.

Los transportistas reclamaron a los funcionarios de la Municipalidad Provincial de Pacasmayo - San Pedro de Lloc, presentes en la reunión, Hans Alvarado Moncada jefe de Tránsito y Transportes y la asesora legal Blanca Montenegro. Les exigieron acciones correctivas dentro de esa municipalidad, que el jueves enfrentó una nueva protesta. 

Les recordaron la irregular emisión de tarjetas de circulación a favor de unidades cuyas empresas no están en regla e incluso la emisión de tarjetas a unidades que no cuentan con las características que exige la norma para la categoría solicitada.

También se reclamó la presencia de más inspectores de tránsito en nuestras ciudades. Los funcionarios municipales dijeron que no cuentan con la cantidad de personal necesario para cubrir la función de inspectores en los puntos neurálgicos de la provincia. Según dijeron  es necesario que se establezcan convenios con las municipalidades distritales para cubrir esa demanda. En la misma reunión, los funcionarios de ambas municipalidades acordaron revisar los procedimientos necesarios para alcanzar los convenios y suplir las necesidades materia de reclamo de los transportistas.

Los hombres del volante formales reclamaron que se ponga mano dura a la informalidad. Lamentaron que la corrupción campea en las instituciones públicas. Señalaron que mientras ellos están en sus paraderos en el terminal esperando pasajeros, los informales se pasean frente al terminal y dan vueltas por la ciudad recogiendo pasajeros. 

En un momento determinado apuntaron baterías contra los servicios de combi, cuyos representantes también estaban en la reunión.  Los transportistas de autos dijeron que las combis también dan vueltas y vueltas recogiendo pasajeros y nadie pone orden. Añadieron que que las empresas de combis ahora también tienen autos y la MPP les ha otorgado tarjetas de circulación, contribuyendo a un caos que se acrecienta sin control.

La justificación de los transportistas de combi fue que cuando ellos estaban en el terminal veían que las camionetas station wagon, de los comités, colocaban hasta tres pasajeros en la “cola”, convirtiéndose en una competencia desleal. Afirman que por esa razón salieron del terminal y ahora llenan en las calles. A esa realidad caótica se sumó que las combis lograron que se les otorgue permisos provisionales para embarcar a pasajeros en el camino.

Caso El Salvador

En lo que coincidieron ambas facciones de transportistas, combis y autos, fue que en la actualidad tienen una competencia que opera impunemente. Se refirieron a la empresa Salvador. "Esa empresa sabemos que está suspendida, sin embargo opera a vista y paciencia de la Sutran, de las municipalidades y la Policía", denunciaron. Reclamaron a los funcionarios regionales asistentes a la cita por este problema.

La respuesta de los funcionarios regionales fue que efectivamente la empresa Salvador está suspendida. Se extrañaron de que cuando viajaban hacia Pacasmayo, vieron una unidad de Salvador en servicio. Los transportistas le dijeron que pueden asegurar que hay 10 unidades trabajando sin que nadie haga nada. Los funcionarios aseguraron que reportarían el hecho para que la unidad de fiscalización actúe de acuerdo a sus atribuciones.

Esta situación, que para los transportistas no es nada extraño pues ven a la empresa Salvador operar sin problemas a pesar de estar suspendida, los animó a apuntalar sobre la pobre actuación policial en cuanto a imponer orden. 


salvador.jpg?mtime=20171009215948#asset:72264


Critican a Policía 

Reclamaron porque las municipalidades requieren del apoyo de la PNP, sin embargo esta solo llega cuando se actualizan los convenios en los que por papeletas se les da un porcentaje de dinero a la policía. Sino, no hay ningún interés, acusaron. Recordaron que la Policía Nacional tiene un deber que la ley ha impuesto y ese deber no puede estar supeditado a que les den parte del dinero de recaudación por las infracciones. Pidieron se sensibilice a la Policía respecto del rol que le toca cumplir.

Al cierre de la reunión, los transportistas pidieron a los funcionarios presentes se comprometan a iniciar acciones rápidas a fin de que se vea trabajo contra el transporte informal. Los funcionarios de la región ofrecieron verificar agendas y programar nuevas visitas. Una nueva reunión se sostendría este fin de semana. Igualmente ofrecieron no solo desplazar fiscalizadores a la zona de la provincia de Pacasmayo, aunque también ofrecieron hacer lo mismo en Chepén debido a que los mismos transportistas señalaron que “Chepén está peor que Pacasmayo. Y esto que el jefe de la unidad de Tránsito y transporte es un expolicía y sabe cómo están las cosas”.

Los funcionarios de la MPP recibieron el encargo de entregar más horas y dedicación al control de la informalidad en Pacasmayo. Se pidió que el inspector de tránsito pueda estar más horas o se tenga un relevo que pueda cubrir un turno hasta la tarde e incluso hasta las 9 de la noche. Está pendiente de ver cuál será la reacción del gobierno provincial.

En cuanto a la MDP, se anunció que se suspenden las llamadas “vueltas” fuera del terminal. De modo que cualquier unidad de servicio público que infrinja, será sancionada. La MDP también comunicó que se ha iniciado el pintado de las zonas rígidas y la colocación de un letrero de no estacionarse en la zona entre Tottus y el grifo Shell. Igualmente se reiterará pedido a la PNP para que apoye. Los funcionarios municipales distritales, si bien es cierto han señalado que no han recibido apoyo policial para el ordenamiento del tránsito interprovincial, sí reconocieron el apoyo policial en el ordenamiento interno de la ciudad. Específicamente se habló de la liberación del Jr. Junín y otras del centro.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario