Regional  |  

Órganos de Control Auditan Cuentas del Pejeza Desde Enero 2016

Pejeza Medidores


Pejeza sigue en la mira de la Contraloría así como del Órgano de Control Interno del Ministerio de Agricultura. Luego de la salida de Eufrosina Santa María Calderón del viceministerio de Agricultura -a raíz del escándalo de su asistencia a la piscina de un club privado de Lima, en día laborable- recién se atendieron las denuncias por presuntas irregularidades que se habrían cometido durante su gestión como directora ejecutiva del Pejeza.

Tal como ya habíamos informado, el OCI del Minagri llegó al campamento Gallito Ciego para recabar documentación. Ese trabajo es independiente del que ya había iniciado el OCI del propio Pejeza. El OCI fue reactivado, por orden superior, luego de que fuera desactivado en la cuestionada gestión de Santa María Rubio.

El actual encargado de la dirección ejecutiva del Pejeza, Marco Antonio Palomino Barba, ofreció mayores detalles sobre las acciones de control y dijo que éstas se vienen realizando como nunca antes había ocurrido durante los 15 años que él viene trabajando en esa entidad. "Se están ofreciendo todas las facilidades para su realización", aseveró.

Reveló que dentro de un mes aproximadamente se recibirá a una empresa auditora autorizada por Contraloría para realizar auditoría integral.  Aparte se viene realizando trabajo del OCI de la entidad así como del Minagri, también de la Contraloría de la región Cajamarca.

Explicó que estos exámenes abarcan el periodo comprendido de enero de 2016 a marzo de este año.  En esa etapa estuvieron al frente de Pejeza los ingenieros Augusto Sayán Gianella (hasta setiembre 2016), Eufrosina Santa María Rubio (de setiembre a diciembre 2016) y Jesús Cumpa Alavedra (enero a marzo 2017). A partir de abril se designó a Palomino Barba.

Confirmó lo que ya se sabía, que fue Santa María Rubio quien ordenó desactivar el OCI del Pejeza. Esto ocurrió en agosto 2016. Palomino dijo desconocer los motivos que llevaron a adoptar esa medida, pues en abril, cuando él fue designado para asumir la Dirección reemplazando a su colega Cumpa Alavedra, el OCI no estaba funcionando.

Una de las primeras órdenes que recibió de Lima fue reactivar el OCI. “No sé por qué lo cerraron;  es obligación de toda gestión tener una oficina de control a fin de mostrar transparencia en sus actividades”, manifestó.

Tras la reapertura del OCI, dio su total apoyo para que ese órgano cumpliese con sus labores tal como corresponde. Asegura que en el propio mes de abril OCI reinició sus actividades presentando un Plan de Trabajo ante al Minagri y Contraloría de la República, en Lima. El Plan fue aprobado y desde entonces comenzó a escrutar los actos realizados en el periodo del año 2016 y lo que va este periodo presupuestal.

GASTO DESMESURADO

Palomino Barba dijo que uno de los fines de los exámenes de control es determinar qué razones motivaron que del Presupuesto Institucional 2017, el 70% se gastó en los 3 primeros meses del año, es decir entre enero y marzo. Es el periodo de la gestión de Cumpa Alavedra.

Como consecuencia de ese gasto en porcentaje tan elevado, se enfrenta una situación económica difícil en el Pejeza para atender los requerimientos institucionales.

HERENCIA SANTA MARÍA

“Hemos tomado una gestión con gasto económico que superaba el 70 por ciento en los tres primeros meses que a la fecha no nos recuperamos, ni siquiera tenemos plata para pagar al personal”, manifestó Palomino.

Hizo la salvedad que si bien el gasto en 70% se produjo en la gestión de Cumpa Alavedra, éste  tuvo que atender los excesos de su antecesora quien “dejó toda su gente, sus gerentes; es presumible por la forma cómo se ha gastado, hubo muchas irregularidades”,  comentó.

AUDITORIA

El funcionario explicó que OCI del Minagri, ha recogido documentación que ha llevado a Lima para procesarla. Contraloría de la República, oficina de la región Cajamarca está elaborando exámenes de control.

Dentro de un mes, debe llegar personal para realizar una auditoría externa, indicó el funcionario Palomino Barba.

LO QUE SE SABÍA

Casi apenas iniciada la gestión de Santa María Rubio ya había preocupación entre los trabajadores de Pejeza por la forma cómo se disponía del uso de los vehículos los cuales eran sacados los fines de semana por algunos funcionarios allegados a la entonces directora ejecutiva, y no retornaban hasta el inicio de labores de la semana siguiente.

En esa época, los gastos se incrementaron sustancialmente, uno de los rubros fue los viajes en avión, cancelación de varios contratos e ingreso de nuevo personal allegado a la cuestionada funcionaria.

Otra de las acciones observadas fue el acento personalísimo que dio a su gestión bajo un culto a su ego, al extremo de colocar en una de las puertas de ingreso un panel bando la bienvenida a los visitantes, destacando una fotografía suya.

Hubo muchas otras acciones que ahora están bajo la lupa de los órganos de control y que se ignoraron cuando en su oportunidad fueron dadas a conocer por este periódico. Ojalá que haya resultados y que los actos de control no resulten simple formulismo.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario