San Pedro de Lloc  |  

​Reiteradas Quejas de Obreros que Trabajan en Colegio José A. Rázuri

Trabajadores Reclaman Consorcio Vayma


Las reiteradas quejas de parte de trabajadores de la obra de construcción de  la IE José Andrés Rázuri contra el Consorcio Vayma Carbajal 2, ameritan una inspección general por parte de la Oficina Local de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL).

El viernes 25, doce trabajadores, varios de ellos operarios de construcción, realizaron un paro en la obra, ubicada entre los jirones Ancash y Rázuri en San Pedro de Lloc, por las reiteradas promesas incumplidas de pago de haberes. 

Los trabajadores dijeron que habían cumplido tres semanas de retraso en los pagos. En la obra, otros obreros seguían laborando, según los reclamantes, por la necesidad de trabajo.

Los doce trabajadores que formulaban la queja, se dirigieron a las oficinas de Sunafil, ubicadas en San Pedro de Lloc, donde fueron orientados para encaminar su queja, la misma que según se pudo conocer no es la primera.

En Sunafil ya existen quejas anteriores contra los administradores de la obra. Según se conoció estas son por pago de tiempo de servicios y pago de haberes, a las que se sumaron la queja de los 12 trabajadores, el viernes 25. Esta situación habría motivado que SUNAFIL disponga una inspección general y ya no por casos individuales.

Se intervendría para constatar las condiciones contractuales, cumplimiento de pago de tablas salariales, condiciones de trabajo y otras posibles omisiones a la normatividad laboral.

TAMBIÉN CONDICIONES DE TRABAJO

Los trabajadores no solo se quejaron de la falta de puntualidad en el pago. 

Sus familias, dijeron, sufren la ausencia del sustento que ellos deben llevar para atender sus necesidades.


pago-reclaman-consorcio-vayma.jpg?mtime=20170827215759#asset:70214


Los reclamantes también señalaron que las condiciones laborales son deficientes. Contaron que no se les hace firmar ninguna planilla ni les entregan boletas de pago. Solo firman la recepción de su paga en una hoja.

Añadieron que algunos reciben la indumentaria, botas, cascos y guantes. Las botas son de segundo uso, algunas rotas, en tanto esas y otros artículos de uso personal, también recibidos de segunda mano deben retornarlos al dejar la obra.

Reclamaron que los obreros, cuando ocurre algún accidente de trabajo, no son atendidos y ellos deben resolver las incidencias como pueden. Recientemente uno de ellos se incrustó un clavo y al buscar auxilio se dieron con la sorpresa que ni un botiquín había en la obra.

Manifestaron que estas condiciones se han hecho comunes y se mantienen bajo la lógica  de que quien entre a la obra lo hace sin quejarse porque necesita el trabajo. Añadieron que hasta donde tienen conocimiento otros trabajadores también han abandonado la obra sin recibir pago. De acuerdo a su testimonio, la empresa vuelve a requerir personal, "contrata" nuevos trabajadores que se vuelven a quedar impagos y se van, incumpliendo las obligaciones laborales sucesivamente.

Últimas Noticias buscó a los responsables de la empresa constructora para obtener su versión de los hechos, pero el vigilante informó que nadie se encontraba presente.

La obra, que se inició en marzo de este año por un saldo superior a los nueve millones de soles, debe concluir en diciembre, según lo ha anunciado el congresista Elías Rodríguez Zavaleta, quien se ha mostrado vigilante en la ejecución. Valdría la pena que el mismo congresista se interese en este preocupante tema de los sucesivos incumplimientos del ejecutor de obra para con quienes son la fuerza de trabajo. 

Por lo que se ha visto, la obra avanza, pero a costa del esfuerzo humano no retribuido dignamente como se debe.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario