San Pedro de Lloc  |  

Viviendas Derruidas e Inundadas por Acequia Grande de San Pedro de Lloc

Las consecuencias de la inundación del río Chilco

Img 7707

Daños en distintos grados y la presencia de diversos problemas, pero todos derivados de la inundación, soportan vecinos de la Alameda Raimondi, sector Puente Balta, la urbanización Amauta y los asentamientos humanos Paraíso, La Primavera y Buenos Aires (La Pampa).

La calle alrededor del puente Balta es puro barro y por la marca que dejó el agua, la inundación alcanzó hasta los 70 cm de altura. Varias viviendas de adobe han sufrido daño porque las bases están remojadas. Una pared se había caído.


Img 7640


Los vecinos, con palana en mano, intentaban reforzar el puente que ha sido socavado por la fuerza del caudal que trajo la Acequia Grande y que rebosó y golpeó a los terrenos y las viviendas asentadas más abajo, paralelo a la acequia, en el AH El Paraíso. 


Img 7653

El agua llegó a los corrales de chanchos instalados justo frente a la acequia. Los conductores utilizaron motobombas para evacuar las aguas. Pero seguían botando agua a través de una alcantarilla que habían excavado y que desembocaba en la acequia.

Img 7664


La inundación tomó por sorpresa a todos en el AH El Paraíso, la noche del sábado. Estaban descansando cuando sintieron el agua encima. Tomaron a sus niños y salieron corriendo. La Acequia Grande se había convertido en un mar que se desbordó y alcanzó hasta los 60 cm de altura en las viviendas. Todo fue inundado. Hasta el mediodía del lunes, ocho casas habían sucumbido.

"Nosotros pedimos, yo he ido a hablar con el señor Caballero de la Municipalidad (Provincial de Pacasmayo) a pedir que era necesario reforzar esta parte, porque la acequia había crecido, pero no nos hicieron caso", lamenta la teniente gobernadora, Karla Ventura.

Img 7672

Los vecinos trataban de extraer el barro de sus viviendas, otros trataban de levantar la pared que había caído, las madres de familia, con su casa derruida, rescataban cosas que les pudieran servir de los escombros para alimentar a sus niños.

A pesar de su situación, mantienen el espíritu de solidaridad y empatía intactos. 

Img 7686

"Nosotros comprendemos que lo de Cacique y de Onteré es más grave; pero aquí estamos esperando, porque también necesitamos ayuda", manifestó Julián Rojas Llamoctanta, que tiene su casa inundada de barro y con rebose de desagües amenazando la salud de su familia.


Los vecinos en El Paraíso están atentos uno de otro y preocupados porque se registre hasta al último de ellos que ha sido afectado. Hasta la mañana de ayer habían contado ocho viviendas afectadas por derrumbes; pero en todas hay daño, como ellos mismos lo han manifestado. No hay una que se haya salvado de las aguas. Las viviendas de adobe que han quedado en pie han sufrido grave daño, sus bases están debilitadas y temen que puedan seguir cayendo.

"El agua ha llegado y nos ha sorprendido a todos, hemos salido corriendo con lo que teníamos", recuerda Ana Espinoza de esa noche de sobresalto que vivieron el sábado. Todos en medio de la consternación y dolor de lo vivido están ocupados en algo. 

Los vecinos llaman a doña Guadalupe, que ha perdido toda su casa, y ayer recuperaba objetos de los escombros. Algo similar ha ocurrido en la vivienda de Rafaela Espinoza Ciriaco, donde las paredes y techo cedieron sepultando su cocina, dormitorios y todos los ambientes. Su vecino Iván Esteves también perdió su vivienda.

Daniel Espinoza, presidente del comité del AH El Paraíso, Karla Ventura, la teniente gobernadora, Julián Rojas, Guadalupe Guanilo Llicán, Manuel Murrugarra, Leonardo Mego, Rafaela Espinoza Ciriaco, Iván Esteves, la familia Espinoza Chirinos, Porfirio Huamán, Mario Rojas, todos han sufrido daños; y podría haber más conforme pasan los días. 

Img 7711

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]