Estudios señalan que el sueño breve y deficiente o dormir demasiado podría incrementar riesgo de cáncer de mama

19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama

El cáncer de mama es, por lejos, el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como aquellos en vías de desarrollo. En la actualidad esta enfermedad es la primera causa de muerte en la mujer peruana, cobrándose la vida de más de 1200 mujeres cada año. Por eso, uno de los objetivos más importantes es diagnosticarlo a tiempo aumentando así las posibilidades de su curación.

En los últimos años, algunas investigaciones han señalado que el sueño breve y deficiente podría incrementar el riesgo de cáncer de mama. Al respecto, el Dr. Mauricio León Rivera, director médico del Centro Detector del Cáncer y cirujano oncólogo de la Clínica Ricardo Palma, dijo que es probable que el dormir poco facilite el desarrollo de este mal, pero sin ser mayor a los que ya conocemos, como la obesidad o el nivel elevado de ingesta de alcohol u hormonas.

Estudios recientes

La Facultad de Medicina de la Universidad de Osaka y el Departamento de Medicina Social de Salud Pública de Japón, realizaron un estudio prospectivo con 34.350 mujeres de 40 a 79 años en las que se determinó la duración del sueño y las historias menstruales y reproductivas mediante un cuestionario autoadministrado. El período de seguimiento fue de 1988 al 2009, y se calcularon las razones de riesgo con intervalos de confianza del 95% de incidencia de cáncer de mama para una duración del sueño más corta en referencia a una duración del sueño mayor de 8 h por día.

Entre las conclusiones del estudio se indica que la corta duración del sueño se asoció con un mayor riesgo de cáncer de mama, especialmente en mujeres posmenopáusicas y/o mujeres con pocos partos.

Asimismo, un estudio del Reino Unido concluyó que las mujeres que se consideran madrugadoras tienen un 40% menos de probabilidades de padecer esta enfermedad respecto a las que no lo hacen. Una de cada 100 mujeres que se consideraron como diurnas desarrollaron cáncer de mama en comparación con 2 de cada 100 nocturnas.

Por otro lado, La investigación también informó que dormir más de las siete u ocho horas recomendadas se relaciona con un aumento de 20% de riesgo de sufrir este mal, por cada hora adicional de sueño.

Cabe mencionar, que todos los 19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, con el objetivo de sensibilizar a la población con un mensaje clave: la importancia de la detección temprana a fin de mejorar el pronóstico y la sobrevida de las personas con esta enfermedad.

Nota de prensa enviada por:

CENTRO DETECTOR DEL CÁNCER