GR apoyará restauración de antigua iglesia de Angasmarca

El Gobierno Regional de La Libertad intervendrá para actualizar los documentos existentes y sumará su apoyo para elaborar el expediente para la restauración de la iglesia Nuestra Señora de la Asunción, de Angasmarca, gestionando su aprobación por el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP), para su posterior búsqueda de financiamiento y ejecución.

Tal fue lo expresado por su gerente general, Manuel Llempén Coronel, ante el Comité de Apoyo al Arzobispado, que preside Augusto Flores Balarin, adelantando que el gobernador regional César Acuña Peralta, tiene interés en la puesta en valor del patrimonio religioso de Angasmarca, considerando que contribuirá a promover el desarrollo sostenible y permitirá configurar un nuevo circuito turístico en La Libertad.

La delegación estuvo además integrada por Javier León Valverde, secretario del comité; Dominga Jara de Otiniano, tesorera; y Juan Valverde Reyna, especialista en restauración, quienes explicaron que el expediente hecho por el arquitecto restaurador Humberto Palacios Miró Quesada fue aprobado en mayo del 2014 y que su vigencia caducaría en cuatro meses, lo que implicará volver a trabajar de cero.

La recuperación de esta edificación religiosa, considerada Patrimonio Cultural de la Nación mediante RDN. N° 086-INC-2000, que se estima fue construida a finales del siglo XVIII tiene un costo aproximado de dos y medio millones de dólares. La iglesia tiene una sola nave, con techo a dos aguas, 9 retablos de distintos tamaños en el interior y un retablo menor e incompleto en la sacristía. Los retablos de la nave del templo tienen altorrelieves con imágenes de cuerpo entero de distintos personajes. En la parte superior de los muros de la iglesia hay 22 altorrelieves con representaciones de santos de la iglesia católica.


El conjunto arquitectónico está en mal estado de conservación, con varios sectores a punto de colapsar por el deterioro estructural del edificio, lo que implica la pérdida irremediable de los retablos o relieves. Además, hay presencia de grietas en los muros e inclinaciones, deformaciones, reconstrucciones que afectan la integridad del inmueble, y la cubierta, que ha colapsado parcialmente, ha sido reconstruida con planchas de calamina.

Hay daños por filtraciones de lluvias y piezas decorativas y esculturas ubicadas en depósitos al interior del templo guardadas sin el menor cuidado para su conservación. Los bienes están en abandono y cubiertos por polvo y excremento de murciélagos.

Una de las pérdidas más significativas de la iglesia es su portada principal, que tenía una decoración de pilastras de orden dórico, dos hornacinas laterales y una sobre la puerta. En las laterales estaban las imágenes de Santo Domingo y la Virgen del Rosario, mientras que en la hornacina superior la Virgen de La Puerta. El ingreso original tuvo la forma de arco de medio punto, actualmente es ortogonal y, salvo por unos anclajes que aún quedan como restos de su antigua fisonomía, no hay mayor evidencia de la ornamentación original.

Otra pérdida lamentable es el púlpito de madera tallada, policromada y dorada, del que sólo queda las gradas. En la época de violencia terrorista la iglesia recibió una descarga explosiva durante un ataque a la base militar, que está cerca al templo, la que destruyó la puerta principal.

Nota de prensa enviada por:

Pedro Borjas