Nacional  |  

Covid-19: Cómo Ayudar a Niños y Niñas a Manejar el Estrés

Standard Niña By Minsa

Unicef ha dado varias recomendaciones para familias con niños, advirtiendo que los más pequeños también podrían sentir ansiedad, nervios y estrés por el encierro.

¿Cómo podemos afrontar esta situación desde un punto de vista educativo? Como seguramente sabes, el trabajo de Unicef consiste en promover y buscar que se garanticen los derechos de infancia; así que la respuesta a esta pregunta es: enfocando el tema de manera que protejamos los derechos de los niños y niñas de los que somos responsables. En este caso, especialmente sus derechos a la protección y a la salud.

Las recomendaciones están basadas en la Guía para Padres sobre el Coronavirus, elaborada por Unicef Latinoamérica y El Caribe. Éstas se refieren a niños y niñas en etapa de educación infantil temprana (hasta los 6 años, aproximadamente, dependiendo del grado de madurez). En otras edades debemos tener otros enfoques que les permitan aprender y desarrollarse acorde a su edad.

Entonces como padres o cuidadores ¿qué podemos hacer?

Proteger sus emociones

Los niños y niñas muy pequeños aún no han adquirido la madurez suficiente para poder entender algunos aspectos biológicos, sociales y económicos de las enfermedades. Habitualmente, cuando hablamos con ellos sobre los problemas de salud empleamos eufemismos como llamar a virus y bacterias “bichitos invisibles” o decir que la gente enferma “está malita”. Estas imprecisiones, aunque no contribuyen a su formación científica (para la que aún habrá tiempo) ayudan a proteger su bienestar emocional.

La prioridad en esta etapa debe ser, precisamente, proteger a niños y niñas de toda aquella información que aún no pueden procesar y que los puede llevar a desarrollar ansiedad y miedos debido a la incertidumbre.

Por esto:

Dedica tiempo a resolver sus dudas e inquietudes, háblales con palabras sencillas, pero no engañosas. Puedes darles la información en forma de cuentos para que sea más ligera y fácil de entender para ellos.

Si es posible jueguen, lean o cocinen juntos. Evita que se expongan mucho tiempo a noticias sobre la situación, aunque el tratamiento sea adecuado. Si notan que dedicamos a un tema demasiado tiempo, eso les transmitirá inquietud, aunque el tono no sea alarmista.

Evita que vean o escuchen noticias y reportajes con un enfoque sensacionalista o morboso de la situación. No hagas comentarios fatalistas frente a ellos.

Evita involucrarlos en conversaciones de adultos sobre la situación, especialmente si son acaloradas o incluyen bromas y dobles sentidos, pues, aunque no estemos hablando con ellos, saben de lo que hablamos y sacan sus propias conclusiones.

Proteger su salud

Es importante que los niños y niñas aprendan desde pequeños cómo cuidar su salud porque eso sentará la base para que a futuro sean responsables de ellos y de los demás a su lado. Promueve en tus hijos e hijas medida sencillas como:

El lavado de manos con agua y jabón. No se trata sólo de aprender a lavarse bien las manos, sino de adquirir el hábito y ser capaces de demandar y promover esta acción en diferentes contextos (por ejemplo, recordárselo a otros niños, hacerlo cuando están en un lugar público como un restaurante, etc.)

Enséñales a tus hijos a mantenerse alerta y tomar precauciones ante espacios o situaciones poco higiénicas. Por ejemplo: manejo de tierra, contacto con animales domésticos, precauciones frente a basura y heces, etc.

Recálcales la importancia de aprender y convertir en un hábito aquellas medidas higiénicas en relación con su contexto, por ejemplo: el uso de pañuelos y servilletas, aprender a sonarse y a limpiarse, evitar compartir cubiertos y vasos, entre otras.

Hazles saber que es importante el respeto por el entorno, es decir que deben contribuir con la higiene doméstica y escolar, adquirir el hábito de depositar la basura donde está indicado, conocer la importancia de mantener limpias las calles o lugares públicos, cuidar la limpieza de su persona y de su ropa, etc.

Recuerda, es importante que vean tu ejemplo.

A cualquier edad, pero muy especialmente con los más pequeños, es importante enseñarles a lavarse las manos y decirles que deben hacerlo frecuentemente; pero sobre todo importa que te vean hacerlo. De igual manera, es necesario que estés tranquilo o tranquila para que no les transmitas nerviosismo o estrés por la situación.

En una etapa del desarrollo en la que las habilidades lingüísticas aún no están plenamente desarrolladas gran parte del aprendizaje se realiza por imitación y tiene un alto componente emocional.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario