San Pedro de Lloc  |  

Agricultor es Sentenciado por Delito de Receptación por Comprar Moto Robada

En proceso con terminación anticipada ante Juzgado de Investigación Preparatoria de Provincia Pacasmayo

Tocas

Tenga cuidado. Por querer ahorrarse unos soles podría comprar objetos robados y terminar sentenciado por el delito de receptación.

Es lo que le ha pasado a Delsar Elvis Tocas Atalaya, de 28 años, quien fue sentenciado a cuatro años de pena privativa de la libertad, por comprar una moto robada.

HECHOS

En una intervención a cargo de la policía de Guadalupe, el viernes 6, a las 5.40 de la mañana, se detecta que Jairo Vásquez Huamán conducía una moto sin documentos de propiedad y sin licencia de conducir.  Cuando la policía lo interviene, Tocas Atalaya -que se desplazaba conduciendo un camión, detrás de Vásquez- se acerca a la policía y se presenta como propietario de la moto. Luego acude voluntariamente a la comisaría.

En la comisaría se confirma que la moto no tenía placa y había sido denunciada como robada por su verdadero propietario Yonar Campos.

Entonces Tocas Atalaya queda detenido. 

ANTE EL JUEZ

En la audiencia judicial celebrada el sábado 7, ante el juez Luis Alejandro Pérez León, asumió la defensa de Tocas Atalaya, el abogado público Marino Díaz Rimarachín.

Actuó en representación del Ministerio Público, la fiscal Judith Incio Nomberto.

En la comisaría se confirma que la moto no tenía placa y había sido denunciada como robada.

OBJETAN DETENCIÓN

En la audiencia ante el juez, solicitada por la fiscalía para incoación de proceso inmediato, el defensor público Díaz Rimarachín objetó que se trataba de una detención arbitraria. 

Explicó que su patrocinado Tocas Atalaya no fue detenido en flagrancia y que por el contrario se había presentado voluntariamente en la comisaría para informar que compró la moto, desconociendo que su procedencia era ilícita.

Tocas Atalaya es natural de Bambamarca, Cajamarca; reside en el centro poblado Pacanguilla, en Chepén. No registra antecedentes judiciales, es agricultor y su grado de instrucción es primaria completa. Tiene conviviente y un hijo. 

Desde un inicio, según las investigaciones, declaró que había comprado la moto en Pacanguilla, por 500 soles, a un sujeto desconocido y que nunca supo que era robada.

El juez dispuso que, tratándose de una detención arbitraria, Tocas Atalaya quedaba en libertad de inmediata; y llamó la atención por única vez a la autoridad policial que lo intervino y a la representante del Ministerio Público.

A continuación, el juez declaró procedente la incoación del proceso inmediato solicitado por la representante del Ministerio Público.

El acusado reconoce totalmente las acusaciones.

TERMINACIÓN ANTICIPADA

El abogado defensor de Tocas Atalaya, además, solicita terminación anticipada del proceso, a lo que el juez accede. Esta figura permite que el acusado reconozca culpa y se reduzca pena en 1/6.

La pena de cárcel por el delito de receptación es de 6 a 12 años.

En receso concedido por el juez, el acusado, con la asesoría de su abogado, y la fiscal concuerdan la pena, que es puesta a consideración del magistrado. 

El acusado reconoce totalmente las acusaciones.

La fiscal Judith Incio, con aceptación del acusado, solicita 4 años de pena privativa de la libertad, suspendida por 3 años, y el pago de una reparación civil de 500 soles en una sola cuota.

Cuarentaicinco minutos después de iniciada la audiencia, Tocas Atalaya saldrá de la sala de audiencias del Juzgado de Investigación Preparatoria, pero ahora será un sentenciado por el delito de receptación. Cumplirá la condena en libertad con la obligación de cumplir con ciertas reglas de conducta.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe