Gestión de Inundaciones en Perú. Estudio de Caso: Ciudad de Pacasmayo

Dos De Mayo Inundado

Jr Dos de Mayo-Av. 28 de Julio 9 am del lunes 20 enero 2020


Antecedentes

El Perú es un país que conoce bastante bien los impactos generados por fenómenos climáticos y los desastres asociados a estos. Nuestro país, debido a la estacionalidad de las precipitaciones en la región andina (época seca y época de lluvias bien diferenciadas), sufre numerosas inundaciones, desbordes, huaicos y otros desastres anualmente. Peor aun cuando ocurre el “Fenómeno del Niño”.

Las regiones más afectadas son la costa norte (Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad) y la región amazónica en su totalidad, debido a la dinámica de los ríos que poseen una alta tasa anual de inundaciones y cambios de curso. Incluso la vertiente del Titicaca, por ejemplo, sufre inundaciones por los desbordes de los ríos Coata y Ramis. Desde la época prehispánica, colonial y republicana estamos psicológicamente “acostumbrados a los temblores y terremotos”, incluso también a los “maretazos” especialmente en la costa del Perú y hasta a los “huaycos”, pero nunca nos imaginamos que una inundación o aniego a gran escala hubiera podido ocurrir en Pacasmayo o en cualquier otra ciudad del Perú, por razones que ahora nadie se responsabiliza, como resultado de descuidos o negligencias, que ahora nadie está dispuesto a asumir. Que conozcamos, creemos que es un caso inédito en nuestro País.

Esta alta susceptibilidad ante inundaciones y otros peligros climáticos, hay que admitirlo que se han agravado y cada vez más causado por el Cambio Climático a nivel global, que hace que la Gestión de Inundaciones sea un tema prioritario para la agenda de gestión del riesgo en nuestro país. Estamos acostumbrados a que Pacasmayo padezca el efecto de estas inundaciones por fenómenos naturales, pero nunca nos imaginamos, que la inundación que empezó la noche del domingo 19 de enero, haya sido porque el torrente de agua encontró colmatado el canal que conduce el agua a Pacasmayo.

Existe lo que se llama en Defensa Civil la “Gestión de Inundaciones”, que es un proceso de decisión de las autoridades regionales, provinciales y distritales obligadas a dictar un “Sistema de Control de Inundaciones” que se debe implementar, usando todos los medios posibles para controlar un sistema de protección de inundaciones. Lamentablemente, ésta vez en Pacasmayo, a pesar que fueron previstas con anticipación por las autoridades de Defensa Civil, éstas advertencias de prevención no fueron atendidas en su debido momento y ocurrió lo que ya conocemos.

Por otro lado y como consecuencia de lo anterior, existen las Medidas de Control de Inundaciones”, que pueden ser 1) medidas estructurales, 2) medidas extensivas, 3) medidas intensivas y 4) medidas no estructurales, que no vale la pena detallar.

Los “Componentes de la Gestión de Inundaciones” son 1) Conocimiento del Riesgo, 2) Prevención y mitigación del riesgo, 3) Respuesta a la emergencia, 4) Plan de rehabilitación y recuperación y el Componente 5) Evaluación de resultados de gestión. Dado que todas las medidas de prevención antes mencionadas no se cumplieron total o parcialmente, vamos a concentrarnos en éstos dos últimos componentes, intentando proporcionar algunos consejos y recomendaciones para minimizar el daño en las edificaciones afectadas, alguno de los cuales han sido implementados, si no totalmente, si de manera parcial como primera reacción ante la emergencia.

Conclusiones y Recomendaciones

Plan de Contingencia

Plan de rehabilitación y recuperación

El plan de rehabilitación y recuperación atiende el componente del riesgo una vez superada la crisis de la emergencia de dos formas: gestión de los recursos económicos, y atención médica, social y psicológica para los afectados.

Dentro de las actividades de recuperación se deben considerar y tomar en cuenta lo siguiente, en particular para las viviendas o locales construidos con quincha (pies derechos de madera y revestimiento de caña y barro o yeso:

• El peor enemigo de la madera no es el fuego, sino la humedad y el contacto con el agua, cuando es permanente o está confinada.

• Las viviendas de quincha cuyas paredes han sido afectadas, deben imperativamente tratar de ventilar la madera húmeda para evitar la posterior presencia de hongos y moho en la madera y las paredes. Las paredes de quincha han sido afectadas en el tercio inferior, que es la parte donde reciben la mayor parte de la carga vertical de la pared superior y techos.

• Importantísimo: ventilar la madera húmeda para su proceso de secado natural, porque si sigue confinada, será propensa a la pudrición, que a corto o mediano plazo debilitará y destruirá las paredes.

• Se sugiere de ser posible, retirar el revestimiento de barro y/o yeso de la estructura de madera, por lo menos en la parte que fue humedecida.

• De no ser posible, se sugiere la perforación mediante brocas o taladro en las partes más húmedas de la pared (tercio inferior), permitiendo la ventilación y por lo tanto el secado de la madera por un mínima ventilación.

• Definir el protocolo para la gestión de recursos para la gestión del riesgo de desastres.

• Estructurar la organización comunitaria y el apoyo de personal, maquinaria y equipos para la limpieza de escombros y residuos después de la emergencia (hay que reconocer que se ha reaccionado solidariamente).

• Gestionar herramientas, materiales y maquinaria para la reconstrucción de las viviendas y edificaciones afectadas (gestiones ante el Ministerio de Vivienda, INDECI, MEF, etc.)

• Gestionar apoyo médico y psicológico para atender a la población afectada.

• Establecer apoyo social para familias y promover la generación de empleo.

• Descargar y Consultar el libro “Manual de Diseño para Maderas del Grupo Andino”. Capítulo N° 5 “Detalles Constructivos” y Capítulo N° 6 “Protección por Diseño”. Se puede bajar por internet gratuitamente buscando en Google.

Evaluación de resultados de gestión

Los aspectos a considerar son:

• La efectividad de cada etapa de gestión debe ser evaluada periódicamente y luego de cada emergencia.

• El proceso de evaluación se inicia con un nivel de riesgo cuantificado en el año base y a partir de la implementación de las actuaciones se debe hacer seguimiento a los indicadores de gestión.

• Las autoridades locales y las instituciones involucradas tienen la responsabilidad de verificar los cambios en el uso del suelo, en la demografía y en la economía de las áreas con amenaza de inundación. El propósito de la evolución es generar información a partir de lecciones aprendidas, actualizar los mapas de zonificación de riesgo y actualizar el plan de actuaciones en función del estado de conocimiento sobre la gestión del riesgo de inundaciones.

Participación de actores involucrados

• Los participantes en la gestión de inundaciones son las autoridades (alcalde, gerentes municipales, defensa civil, INDECI, etc.), quienes a su vez son integrantes del grupo de trabajo de gestión de riesgos de desastres locales.

• Se considera como actores afectados por inundaciones a aquellas personas de bajos recursos económicos y con altos niveles de vulnerabilidad social y económica. Este grupo enfrenta obstáculos serios como la falta de educación y de organización, que le impide una participación genuina en cualquier proceso de desarrollo.

• Por esta dinámica es labor de los participantes del grupo de gestión de riesgo el empoderar a los actores afectados. Todos los proyectos de gestión de inundaciones buscan revertir la situación de carencia de este grupo y hacerlos actores activos y autorizados en la gestión de sus medios de vida.

• La participación de todos los grupos de interés público, por supuesto, no es fácil, ya que existen intereses propios que no siempre coinciden. Es por eso que la cooperación estrecha es una condición esencial. La acción conjunta de todos los grupos sociales puede ahorrar recursos y tiempo, disminuir y evitar la duplicidad de funciones y complementar acciones luego de una emergencia.

• La colaboración permite que los diferentes grupos tomen decisiones conjuntas para la solución de un problema y asuman responsabilidad colectiva para responder por sus acciones y sus consecuencias. La colaboración es también muy importante en la recopilación de información y en las diferentes actividades de investigación.

• Otro componente constructivo de la coparticipación de los diferentes grupos es la comunicación. El entendimiento acertado de un problema, las necesidades y prioridades de los afectados por parte de los planificadores o impulsores del proyecto resulta solamente después de las consultas con ellos.

• Si los expertos solamente ven la problemática desde afuera, pueden desaprovecharse posibilidades y oportunidades importantes, que para los habitantes locales pueden parecer naturales o evidentes.

• Por otro lado, si los involucrados son informados a tiempo y concienzudamente sobre los propósitos del proyecto, se promueve la credibilidad y de esa manera el apoyo al proyecto. Las ventajas y desventajas que se esperan del proyecto, así como su funcionamiento deben ser explicadas técnicamente, en la medida de lo posible.

• Es también conveniente abordar las preocupaciones y temores de los involucrados (efectos en el medioambiente, situación de la tenencia de la tierra, etc.) de formar rutinaria, de tal manera que puedan formarse un juicio de los impactos que las actividades del proyecto, tienen en sus intereses. De esa manera puede reforzarse más la conciencia y el apoyo al proyecto.

Algunas acciones públicas esenciales en este proceso son:

• Exonerar del pago de arbitrios, impuesto predial, alcabalas, etc a los propietarios de las viviendas afectadas debidamente empadronadas por un tiempo no menor a 5-10 años

• Entregar en donación terrenos de la Municipalidad Distrital de Pacasmayo para aquellos damnificados cuyas viviendas deban ser demolidas.

• Gestionar ante INDECI la declaratoria de “Estado de Emergencia” y no sólo de “Situación de Emergencia” lo que ha ocurrido en Pacasmayo

• Evitar la construcción de obras públicas en áreas de riesgo (escuelas, hospitales y edificios). Las existentes deben poseer un plan de remoción.

• Planificar la ciudad para gradualmente desplazar su eje principal hacia los lugares de bajo riesgo.

• Las entidades financieras deben evitar financiar obras en áreas de riesgo.

• Utilizar mecanismos económicos para el proceso de incentivo y control de las áreas de riesgo.

• Retirar el impuesto predial a los propietarios que mantengan sin construcción las áreas de riesgo y que las utilicen para actividades de bajo riesgo, como recreación.

• Crear un mercado para las áreas de riesgo de tal manera que se vuelvan progresivamente espacios públicos.

• Prever la inmediata ocupación de las áreas públicas de riesgo cuando están desocupadas, para evitar invasiones.

• Advertir a la población sobre aquellas edificaciones en peligro de colapsar, colocando avisos y barreras físicas de ser necesario en las veredas.

• Elaborar el Plan de Desarrollo Urbano de Pacasmayo

OBRAS CITADAS

• Junta del Acuerdo de Cartagena. “Manual de Diseño para Maderas del Grupo Andino”, 1984

• Orozco, Elfego. “Gestión holística del problema de inundaciones”. Asociación Salvadoreña de Ingeniería y Arquitectos (ASIA). Agua, ambiente y prevención de desastres. Factores fundamentales para el desarrollo y la salud. San Salvador: ASIA, 1999. 1-12.

• Tucci, Carlos. Gestión de inundaciones urbanas. Ginebra: Organización Meteorológica Mundial, 2007

Pueden escribir sus consultas a M.Sc. Arq. Christian Arbaiza Mendoza, correo [email protected]

Voz de

M.Sc. Arq. Christian Arbaiza Mendoza