Los Dragones del Valle: Las cartas del Virrey al Secretario de Guerra

Imagen Dragones Pacasmayo




El valle del Jequetepeque tuvo, hace muchos años, un regimiento denominado “Dragones de Pacasmayo”. Pero de esta historia, como de muchas otras, sabemos muy poco. Siempre hemos relacionado a este grupo de soldados con los tiempos de la independencia. Pero, ¿esta historia empieza desde los tiempos de la independencia? No.

El Regimiento de Dragones de Milicias de San Pedro y valle de Pacasmayo, es así como se consigna en varias cartas entre el virrey Francisco Gil de Taboada y Lemos (quien fuera el trigésimo quinto virrey del Perú, ejerciendo efectivamente desde mayo de 1790 hasta junio de 1796) y el secretario de Estado y del despacho de Guerra, el comandante Gabriel de Avilés. Dichas cartas fueron cursadas debido a que se necesitaban cubrir vacantes que estaban libres en este regimiento.

Sin embargo, los “Dragones de Pacasmayo” tienen un pasado que los remonta en el año de 1770, como lo consigna el “Calendario manual y guía de forasteros de Madrid” impreso en el año de 1799. Este documento oficial en su página 359 indica más datos de este grupo de soldados:

- Esquadrón de Pacasmayo en Saña. *

- Fue creado en el año de 1770: consta de tres Compañías, con la fuerza de doscientos quarenta plazas. *

- Comandante, el Coronel Don Francisco Alduvi. *

(* TEXTO ORIGINAL: “Calendario manual y guía de forasteros de Madrid”).

Esto revela que, para los años de independencia, el escuadrón ya tenía 51 años de creado. Y según el portal losejercitosdelrey.es este escuadrón inició con tres compañías de 50 hombres cada uno, haciendo un total de 150 soldados.

Pero no son todos los datos que hoy se tienen a disposición. El poder del Ejército Real de España en América era de 31 mil 945 hombres divididos en infantería, caballería y dragones. Estos últimos eran 10 mil 86 asimilados. La milicia de Dragones congregaba las intendencias de Lima, Tarma, Cusco, Huamanga, Huancavelicas, Trujillo y Arequipa. La intendencia de Trujillo congregaba a dos partidos, el de Piura, cuyo escuadrón se denominaba Amotape y el partido de Saña cuyo escuadrón era el de Pacasmayo.


Tomando los datos del portal antes mencionado, se consigna que el uniforme era amarillo y azul para la plaza de Pacasmayo y rojo y azul para la plaza de Piura.

Pero, el “Escuadrón de Dragones de Milicias de Pacasmayo” tenía empleos vacantes que se necesitaban cubrir; es por ello que se emiten una serie de cartas con los nombres de los posibles postulantes. Son varias páginas de cartas que el Portal de Archivos Españoles consignó dentro de los “Archivo General de Indias”.

En las cartas presentan a tres candidatos. Todos los propuestos gozan de conducta, calidad, valor, distinción, inteligencia y aplicación. Eran seis puestos que debían ser cubiertos y estos eran: dos compañías, una ayudantía, dos tenencias y una subtenencia. Algunos llegarían a cubrir puestos por muerte y otros lo harían por avanzada edad o por ineptitud para el cargo.

Las cartas firmadas se remitían entre San Pedro (de Lloc) y Lima. Los candidatos eran Alduvi y Rivas, Lafora, de los Ríos, Onmaeche, Rodríguez, Gomez, Bustamante, Noriega, Ramos y Varela, Vera, Riva de Neyra y Esteves. Es importante destacar que todos los postulantes deberían ser de la zona; es decir, vecinos del valle Jequetepeque. Incluso así lo reafirman las cartas de designación en cada puesto, indicando que son vecinos de distinción.

A finales del siglo XVIII esta era parte de la vida del valle del Jequetepeque, cuando aún formábamos parte de la Provincia de Zaña, hoy región Lambayeque.

EL DATO:

Existe un expediente de Francisco Alduvi de Aljovín, coronel de las milicias de Pacasmayo, de fecha 8 de febrero de 1805, que es parte de los documentos de la "serie Militar correspondiente a la sección Gobierno del fondo Superior Gobierno" que ha sido declarado Patrimonio Cultural de la Nación mediante resolución Viceministerial con fecha 09 de enero del 2018.

Fuentes consultadas: Portal de Archivos Españoles, losejercitosdelrey.es , Calendario manual y guía de forasteros de Madrid.

Voz de

Eduardo R. Isla Hernández