Conociendo lo básido del​ Síndrome de Guillain Barré


  

En 1916, tres neurólogos franceses Georges Guillain, Jean-Alexandre Barré y André Strohl describieron una enfermedad que afectó a dos soldados, que paralizaba sus músculos de forma aguda. Durante los últimos 15 años, ha quedado claro que este cuadro clínico, ahora llamado síndrome de Guillain-Barré, puede producirse por diferentes subtipos patológicos y se relaciona con otros trastornos menos comunes. Sin embargo, es una enfermedad poco común, reportándose de 1 a 6 casos por cada 100 mil personas en el mundo.

Dentro de la clasificación del sistema nervioso tenemos al sistema nervioso periférico, que se encarga de conectar al cerebro y la médula espinal con el resto del cuerpo. El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno que hace que el sistema inmunitario (sistema de defensa del cuerpo) ataque, por error, el recubrimiento de ciertos nervios del sistema nervioso periférico. La lesión de estos nervios dificulta la transmisión de las señales, dando como resultado, que los músculos tengan problemas para responder a las señales del cerebro.

Alrededor de dos tercios de los pacientes tienen síntomas de una infección bacteriana o viral, en las 3 semanas previas al inicio de la debilidad muscular. Siendo los agentes etiológicos más conocidos: Campylobacter jejuni, virus de Epstein-Barr, VIH, virus Varicella-zoster, virus Zika. Estudios han reportado que los síntomas preexistentes más frecuentes son: fiebre (52%), tos (48%), dolor de garganta (39%), secreción nasal (30%) y diarrea (27%).

En la mayoría de los casos, la debilidad comienza en ambas extremidades inferiores, ascendiendo a las extremidades superiores en varios días o semanas (menos de 4 semanas). En el 25% de los pacientes, se desarrolla insuficiencia respiratoria y se necesita ventilación mecánica. La debilidad alcanza un estado máximo de 2 a 4 semanas después del inicio de los síntomas, con una recuperación progresiva de semanas a meses.

Los síntomas principales son: 1) debilidad muscular o la pérdida de la función muscular que afecta ambos lados del cuerpo, 2) pérdida de reflejos tendinosos en brazos y/o piernas, 3) entumecimiento u hormigueo 4) movimiento descoordinado que dificulta caminar sin ayuda 5) dolor o sensibilidad muscular (similar a un calambre).

Para el diagnóstico, el médico deberá realizar un examen neurológico completo. Además, puede haber problemas con la presión arterial y la frecuencia cardiaca, que son funciones que están controladas automáticamente por el sistema nervioso.

No existe cura para el síndrome de Guillain-Barré. El tratamiento está encaminado a reducir los síntomas, tratar las complicaciones y acelerar la recuperación. En las primeras etapas de la enfermedad, se puede administrar un tratamiento llamado plasmaféresis. Este tratamiento implica eliminar o bloquear las proteínas, llamadas anticuerpos, las cuales atacan las células nerviosas. Otro tratamiento es la inmunoglobulina intravenosa (IgIV).

(*) vdavidvlt@gmail.com

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
Fujimura H. The Guillain-Barré syndrome. Handb Clin Neurol. 2013;115:383-402
Hughes RA, Cornblath DR. Guillain-Barré syndrome. Lancet. 2005 Nov 5;366(9497):1653-66.
Barbi L, Coelho AVC, Alencar LCA, Crovella S. Prevalence of Guillain-Barré syndrome among Zika virus infected cases: a systematic review and meta-analysis. Braz J Infect Dis. 2018 Mar - Apr;22(2):137-141
National Institutes of Health. Síndrome de Guillain-Barré. [Internet]. Actualizado en mayo de 2017. UpToDate. [Citado 08 de mayo de 2018]. Disponible en: https://bit.ly/2rDoDFM

Voz de

Víctor David Villarreal La Torre, Médico Cirujano - C.M.P. 77772