Conozca lo Básico de la Osteoporosis




Normalmente se piensa que los huesos son estáticos e invariables, pero la verdad es que están en constante cambio. Incluso mientras lees esta oración, unas células especializadas de tu cuerpo están ocupadas destruyendo pedazos viejos de hueso y reemplazándolos con hueso nuevo. Desafortunadamente, a medida que las personas envejecen, a menudo se pierde hueso más rápidamente de lo que se puede reemplazar, por lo que sus huesos pueden volverse porosos y quebradizos.

Si no se controla esta pérdida ósea, puede conducir a un trastorno llamado osteoporosis, que se define como la reducción de la masa ósea y la mala calidad ósea, provocando que los huesos sean débiles y propensos a fracturas, pudiendo romperse incluso con el impacto más leve. Las fracturas de la columna vertebral y la cadera son las más comunes y pueden provocar dolor crónico, deformidad, depresión, discapacidad e incluso la muerte. Además, la mitad de las personas que se fracturan una cadera nunca recuperan la capacidad de caminar sin ayuda, y una cuarta parte necesita cuidados a largo plazo.

El problema es que la osteoporosis no causa ningún síntoma, por lo que las personas generalmente no saben que tienen la afección hasta que se rompen un hueso inesperadamente. Ahí es donde entran las pruebas de densidad ósea. Estas pruebas miden qué tan fuertes son los huesos y son importantes porque pueden alertar sobre problemas con los huesos antes de tener una fractura. Por lo que son usados tanto para detectar como para diagnosticar la osteoporosis.

Se deber recordar que la osteoporosis se dirige a las mujeres mucho más a menudo que a los hombres, y se vuelve más común después de la menopausia y con el avance de la edad. Como resultado, se recomienda la prueba de densidad ósea para las mujeres que han pasado por la menopausia y que tienen al menos 65 años de edad. Además, hay ciertas características que ponen a las personas en mayor riesgo de fractura, por lo que a veces se recomienda realizar pruebas en hombres o mujeres menores de 65 años que tienen uno o más factores de riesgo.

Si resulta que tiene osteoporosis o está en riesgo (conocido como baja masa ósea u osteopenia), puede tomar medidas para prevenir fracturas. Afortunadamente, existen tratamientos preventivos que pueden ayudar a mantener o aumentar la densidad ósea. Para aquellos que ya están afectados por la osteoporosis, el diagnóstico rápido de la pérdida ósea y la evaluación del riesgo de fractura son esenciales porque hay terapias disponibles que pueden ralentizar la pérdida de hueso o aumentar la densidad ósea.

Algunos de los tratamientos más importantes para prevenir la osteoporosis incluyen dieta, ejercicio y no fumar. Una dieta óptima para prevenir o tratar la osteoporosis incluye consumir una cantidad adecuada de proteínas y calorías, así como cantidades óptimas de calcio y vitamina D, que son esenciales para ayudar a mantener la densidad y la formación ósea adecuada. Los expertos recomiendan que las mujeres y los hombres premenopáusicos consuman al menos 1000 mg de calcio por día; esto incluye calcio en alimentos y bebidas más suplementos de calcio. Las mujeres posmenopáusicas deben consumir 1200 mg de calcio por día (total de dieta más suplementos). Además, se recomienda que los hombres mayores de 70 años y las mujeres posmenopáusicas consuman 800 unidades internacionales de vitamina D por día. Esta dosis parece reducir la pérdida ósea y la tasa de fracturas en mujeres y hombres mayores que tienen una ingesta de calcio adecuada (descrita anteriormente).

Tomar alcohol excesivamente puede aumentar el riesgo de fractura debido a un mayor riesgo de caídas, mala nutrición, etc., por lo que debe evitarse. No se ha demostrado que restringir la cafeína o la sal previene la pérdida ósea en personas que consumen una cantidad adecuada de calcio.

El ejercicio puede disminuir el riesgo de fractura al mejorar la masa ósea en mujeres premenopáusicas y ayudar a mantener la densidad ósea en mujeres después de la menopausia. La actividad física reduce el riesgo de fractura de cadera en mujeres mayores como resultado del aumento de la fuerza muscular. La mayoría de los expertos recomiendan hacer ejercicio durante al menos 30 minutos tres veces por semana. Los beneficios del ejercicio se pierden rápidamente cuando una persona deja de hacer ejercicio. Un régimen de ejercicio regular que disfrute una persona mejora las posibilidades de que la persona continúe a largo plazo.

Se recomienda dejar de fumar para beneficio de la salud en general, además se sabe que fumar acelera la pérdida ósea. Un estudio sugirió que las mujeres que fuman un paquete por día durante la edad adulta tienen una reducción de 5 a 10 por ciento en la densidad ósea por la menopausia, lo que resulta en un mayor riesgo de fractura.

¿Quién necesita tratamiento con un medicamento? Las personas con mayor riesgo de fractura son las que con mayor probabilidad se beneficiarán de la terapia con medicamentos. La National Osteoporosis Foundation (NOF) recomienda el uso de medicamentos para tratar mujeres posmenopáusicas (y hombres mayores de 50 años) con antecedentes de fractura de cadera o vertebral o con osteoporosis. Los bisfosfonatos (como el Alendronato) son medicamentos que disminuyen la descomposición y la eliminación de los huesos. Son ampliamente utilizados para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas. Pero se deben seguir ciertas instrucciones de dosificación para ayudar a garantizar que los medicamentos se absorban, además de reducir el riesgo de efectos secundarios y posibles complicaciones. Hay que tener en cuenta que los expertos recomiendan que, una vez iniciado el tratamiento farmacológico, se debe continuar al menos por 5 años con el tratamiento.

Resumiendo, se debe recordar que la osteoporosis hace que los huesos se vuelvan anormalmente delgados, débiles y se rompan fácilmente. Esta condición se puede tratar y prevenir con dieta, ejercicio y evitar fumar. El calcio y la vitamina D pueden prevenir y tratar el adelgazamiento de los huesos. Las principales fuentes dietéticas de calcio incluyen la leche y otros productos lácteos, como el yogur o queso, y las verduras verdes, como la col rizada y el brócoli. La leche es una fuente primaria de vitamina D en la dieta.

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS 1. Cotts KG, Cifu AS. Treatment of Osteoporosis. JAMA. 2018;319(10):1040–1041. doi:10.1001/jama.2017.21995 2. Yu E. Patient education: Bone density testing (Beyond the Basics) [Internet]. Actualizado en febrero de 2018. UpToDate. [Citado 26 de marzo de 2018]. Disponible en: https://bit.ly/2pJ5cvf} 3. Rosen H. Patient education: Osteoporosis prevention and treatment (Beyond the Basics) [Internet]. Actualizado en febrero de 2018. UpToDate. [Citado 26 de marzo de 2018]. Disponible en: https://bit.ly/2pFtWFk

Voz de

Víctor David Villarreal La Torre, médico cirujano