El ejemplo de Bernal

Victor Gomez Bernal 2


El bus avanza por la carretera Panamericana, yo espío por la ventana y veo las primeras casas de Piura, suena mi celular y la voz de Jorge Tume, el gran escritor bernaelense y organizador de la IX Feria del Libro de Bernal. Me pregunta: Víctor ¿Por dónde estás? - Llegando a Piura, le respondo - Ya, bacán, me dice, y luego hablamos de mi presentación y otras cosas. Tomamos una combi que nos facilita la municipalidad distrital de Bernal y vamos en busca del ex integrante de la Real Academia de la Lengua, Marco Martos. El vuelo del maestro no ha llegado por mal tiempo, llamamos a Jorge, le comunicamos el impase y enrumbamos a Bernal. En la combi me acompañaban William Guillén de Cajamarca,  con quien no me veía hace tres ferias, Rubén Alegría de Virú, al que conocía por vez primera y William López ("Rasu Ñiti"), quien canta poemas y compone melodías poéticas y vernaculares.

El Fenómeno del "Niño Costero" ha dejado las carreteras de penetración de Piura hechas un desastre, por ello demoramos más de una hora en llegar a Bernal (tramo que antes se hacía en veinte minutos). Cuando llegamos el pueblo se notaba alegre, festivo, la gente nos miraba y los niños con sus cuadernos en la mano nos perseguían para pedirnos nuestras firmas. Al recorrer con la vista las pocas calles que tiene Bernal me quedo admirado de cómo ha cambiado, sus rúas lucen limpias, pavimentadas, los botes de basura no han sido rotos ni hurtados, tienen un complejo deportivo con dos campos sintéticos, propiedad de la municipalidad y quienes desean usarlo pagan un costo simbólico para el mantenimiento. Y la gran sorpresa es que en Bernal ya había hotel, señal que es visitado. Y la sorpresa más grande es que la municipalidad distrital nos tenía reservado el hotel para todos los escritores que llegaban a la feria.

La IX Feria del Libro de Bernal  llevó por título el nombre de Houdini Guerrero, el gran escritor sullanero que estuvo con nosotros, y a quien la municipalidad le tributó un merecido homenaje. Fueron dos días de charlas, poesía, cuento, teatro, música vernacular con la espectacular Margot Palomino y Rasu Ñiti, y la gran estrella Shalo Villanueva de Cajamarca, cuya guitarra y charango acarician el corazón. Debo decir que fui muy felicitado por mis presentaciones, la primera una charla motivacional de "Animación Para la Lectura" ante un centenar de niños y adultos, y luego conocieron mi libro, el que editamos junto con mi padre, "De Tal Palo, Tal Astilla".

El alcalde don Froilán Ayala Loro estuvo con nosotros participando activamente y cuidando los detalles para que los visitantes y la ciudadanía disfrute de la feria. Algo queda claro. Después de nueve ediciones de feria del libro, los bernaelenses ya consumen cultura, y eso se deja ver en su ornato y en la cantidad de libros que compran, por supuesto a precios populares, porque para eso son las ferias.

Me pregunto ¿cuándo imitaremos a Bernal?, porque en Pacasmayo nuestro alcalde acaba de sepultar - un año más - la Feria del Libro. Con la sempiterna excusa de que "no hay presupuesto".

 ¡Una lástima! 


victor-gomez-bernal-1.jpg?mtime=20171008234910#asset:72157


Voz de

Víctor Gómez Ruiz