51 Años del Banco de la Nación

Pensar que hace casi 22 años, el Banco de la Nación hubiese formado parte ya del recuerdo del movimiento económico del país y de ser el brazo financiero del Estado y con el cual se había ideado que esta entidad se convierta en la principal propulsora de la inclusión social en nuestra patria.

Recuerdo que mediante un Decreto Supremo el N° 07-94 EF en el gobierno de Alberto Fujimori se le retira todo tipo de exclusividad en las funciones de recaudación estatal que tenía el Banco de la Nación y que constituían casi el total de sus ingresos, y que estaba plasmado en su Ley Orgánica y en sus estatutos, aprobados en el año 1981. Fujimori dispuso que estas mismas funciones puedan ser atendidas también libremente por la banca privada, es decir, aparte de sus labores comerciales privadas, ahora les daba la facultad de realizar las labores de recaudación del Estado, que realizaba exclusivamente el Banco de la Nación.

Fueron tiempos muy difíciles y de mucha incertidumbre, sobre todo, para los trabajadores de esta entidad bancaria. Se rememoraba aquel 27 de enero de 1966, en que mediante la Ley 16000 promulgada por Fernando Belaúnde Terry se creaba el Banco de la Nación. Salían a relucir los argumentos de fundamentación de la participación social del Estado que emplearon sus propulsores para la creación de esta entidad bancaria, para de alguna manera lograr su supervivencia.

Pero ya en el año 1986, el Banco de la Nación había dado muestras de tratar de equiparar tecnología y de brindar otras alternativas operacionales a sus usuarios, porque ese año inaugura su primer cajero automático en la sede de Javier Prado, con la famosa Tarjeta Multired Naranja.

Lo importante en esta situación de incertidumbre es que quienes apostaron por esta entidad bancaria tuvieron la convicción de convertir este problema de su posible desaparición en una baraja de posibilidades, y que apelando a su gran material humano, a su solidez, y a su presencia en casi todo el país, optaron por diseñar un gran camino que hoy se ha convertido en la gran carretera por donde transita el despegue y el progreso de nuestro país.

Lógicamente con este panorama había que, ya no solo mirar, sino que ahora se tenía que "tratar" con nuestros competidores que era la banca privada. Tal es así que al año siguiente en 1995 se inicia el servicio de corresponsalía con la banca comercial. Es decir el Banco de la Nación les realiza labores mayormente de cobranza a sus clientes de los bancos comerciales, en los lugares donde no hay presencia de estos bancos, ya que el Banco de la Nación está en casi todos los lugares del Perú.

La tarea de recuperación de la recaudación estatal y de ser parte principal en las labores del Estado  era una meta importante, y como un avance más, en el año de 1999 se integra al Sistema Integrado de Administración Financiera (SIAF) del MEF, con el cual se logra un gran avance de modernización y de apoyo al control del presupuesto estatal.

En el año 2000 un lamentable y suspicaz incendio sacude a la sede principal del Banco con el saldo trágico que ya la historia se encargó de registrar y de condenar a sus autores. Pero frente a ello reaparece esta entidad bancaria lanzando un gran producto en el año 2001, que por sus consecuencias y fines logrados, considero ha sido el principal artífice para llevar a cabo la verdadera revolución y la inclusión social. Es el ya conocido préstamo Multired, que con creces ha cumplido una verdadera función de socializar los créditos en el país.

Revolucionó y obligó a cambiar a muchos entes financieros. Los trabajadores estatales y los jubilados por primera vez podían acceder a un crédito. Cuántas viviendas se han adquirido, se han refaccionado, se han modernizado, cuánta mejora en la calidad de vida se ha obtenido gracias a los préstamos Multired. Cuántas carreras profesionales se han logrado. Cuántos profesionales han podido continuar carreras afines requeridas para sus ascensos laborales. Cuánta salud se ha podido recuperar. Cuántos nuevos comercios se han abierto como segunda opción para el trabajador público. Cuánto progreso con adquisición de modernos electrodomésticos, con unidades vehiculares mayores o menores. Cuántos jubilados han podido cumplir deseos, sueños y necesidades gracias a este producto que hoy constituye la solidez financiera del país.

Hoy, a los 51 años de ser parte de nuestras vidas, sigue brindado una serie de beneficios y alternativas  como una de las entidades bancarias muy pero muy sólidas, con credibilidad, con red de oficinas en casi todo el país, con cajeros automáticos a lo largo del Perú, con agentes Multired en casi todas las localidades, con un servicio de Banca Rural Móvil, y también con la banca a través de su celular. Su tarjeta es Multired Global Débito Visa que permite hacer operaciones afiliado a Visa Internacional, igualmente, está ofertando al trabajador público una Tarjeta de Crédito Visa Mastercard, y  oferta créditos hipotecarios a trabajadores del sector público.

Son 51 años que no han pasado en vano, por algo el Estado Peruano utiliza a esta entidad en su labor de inclusión social para otorgar los beneficios de los diferentes programas sociales, y también para garantizar seriedad a los eventos de los diferentes ministerios donde se requiere transmitir transparencia a los gobernados. Son 51 años siendo parte de nuestras vidas.

Voz de

Julio César García Calderón