Pacasmayo y el turismo


El mundo altamente desarrollado mira su futuro, su avance, en la “industria sin chimenea”.

Naturalmente, parte de Europa tiene grandes testimonios históricos que son atraídos por los habitantes de otros pueblos.

De la misma manera, los países asiáticos.

Lamentablemente, por esta parte del mundo, tercer mundista, conocido como en “vías de desarrollo”, la situación es distinta, muy distinta.

En mi país por donde se busque hay restos históricos, huacas, muros,

cerámica. Los habitantes no tienen responsabilidad, el significado que tienen estos restos para el progreso.

Se realizan invasiones, se destruye, se pasan máquinas que elimina el ayer.

Se levantan “chozas”, sin ningún sentido urbanístico.

Por otra parte, los traficantes de terrenos, los delincuentes.

Ya han llegado a la provincia.

Este su diario de la mañana, da a conocer el maltrato al legado histórico, en los diversos distritos de ambas provincias.

Falta autoridad.

O mejor, hay, pero no cumple su función.

Por algo se dice que en el país están las mejores leyes, que ya no hay necesidad de nuevas.

Que sólo falta hombres y mujeres que las ejecuten.

Pero si se observa la corrupción en la que se encuentran las autoridades.

¡Qué se puede hacer!

Tema de reflexión.

Ahora, hay que poner los ojos en mi querido Pacasmayo; otrora puerto humano y de recreación.

Recuerdo, hace más que largos años, llegaban al puerto hombres de arte, intelectuales, hombres de leyes, con la finalidad de pasar períodos de tranquilidad, de reposo. No había los adelantos de ahora, pero predominaba la humanidad, el buen trato, se respiraba respeto.

Bueno, de nada vale recordar.

El tiempo que pasó no regresa.

Me informo por este su diario de la mañana que el señor Christian Arbaiza Mendoza -entre paréntesis, recuerdo todo lo que hizo su padre por la cultura, ahí está la Casa de la Cultura- presidente del Comité de Gestión de Turismo dice que “…en el distrito se están emprendiendo inversiones públicas de parte de la Municipalidad Distrital de Pacasmayo, sin criterio ni

urbanístico y menos turístico”.

Hay preocupación porque el legendario Malecón Grau luce sucio, no hay interés porque ofrezca una buena

presentación. La tan comentada Plazuela Ernest Malinowski, mejor guardar silencio.

Hace muchos años, me interesé por el Pacasmayo Viejo, el Antiguo, porque se respetara, se cuidara.

Pero, palabras al aire.

Se siguen tumbando casonas que tienen historia.

Se impone el mundo económico sobre la cultura.

El señor Arbaiza se pregunta, quién asesora al señor alcalde César Milla Manay.

Ojalá se escuche.

Ojalá.

Sobre el autor

Contacto UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]