Hombres y Mujeres Símbolo en los Pueblos

En los diversos pueblos del país, en zonas más alejadas o capaz olvidadas, hay mujeres y varones que han trabajado o siguen trabajando por el bien de su comunidad.

Trabajo que se refiere a diferentes aspectos de la actividad humana. En los variados campos del quehacer diario, están quienes pasan de manera silenciosa, sin hacer ruido, dando todo de sí en bien de la colectividad.

Si revisamos la historia local o mejor de las ahora dos provincias, se encuentra mucho que transmitir, que informar y sobre todo, aprender, recibir lecciones que trascienden, que van más allá de lo común y del diario estar de pie.

Pienso en Chepén o en Guadalupe, pueblos a los que me siento cercano.

El primero, por la formación intelectual, por la amicalidad de quienes ya no están de pie, pero señalaron ruta en la existencia.

El segundo, por la fiesta profundamente religiosa, por la venerada Virgen de Guadalupe, donde partía años tras años, en el mes de diciembre, con mi padre y mi hermana, para llenarse el espíritu de fe y de esperanza.

No hay que olvidar, el tiempo enseña, los libros, de la misma, y el pensamiento evoluciona.

Hombres y mujeres símbolo en Chepén, algunos nombres están en placas en las calles o en paseos públicos.

El Parque del Periodista encierra mística y profundidad.

En mi puerto, maestros que señalaron caminos desconocidos y enrumbaron y forjaron personalidades.

También hay calles, nombres de colegios, paseos que recuerdan su paso por la vida.

Lo lamentable, las nuevas generaciones nada saben de los que se comenta.

La juventud, en la escuela, no es capaz de preguntar por qué tal o cual escuela se llama así o por qué tal o cual calle lleva ese nombre. Se ignora.

Qué decir de los edificios que también han hecho historia.

Sí, desgraciadamente, algunos ya no están, fueron derribados para dar paso a la "modernidad".

Mejor no los menciono porque da mucha pena que nadie, especialmente la autoridad, haga algo en defensa del ayer.

Repito, otros pueblos.

Para felicidad, "La Estación del Ferrocarril" de Pacasmayo, se mantiene, se conserva y funciona la Casa de la Cultura; en su entorno se han levantado viviendas y otros centros.

Repito, corresponde a la autoridad velar por lo dejado o legado por los mayores.

Pero cuando la autoridad no tiene sensibilidad no admira ni siente lo bello nada se puede pedir.

Tercamente las autoridades de la Casa de la Cultura vienen haciendo profunda labor espiritual, sea música, teatro, pintura, cerámica, etc.

Mujeres y hombres símbolos que tienen que ser recordados o reconocidos, pero cuando están de pie, son conscientes de lo que sucede.

De lo contrario, nada vale. Nada.

Tema de reflexión.

Sobre el autor

Contacto UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]