​El Ayer en el Hoy

La columna de Felipe Tapia

En estos tiempos revueltos, de violencia, de pragmatismo y en los que se pierden los valores, pocos, muy pocos, regresan al ayer para tornarlos en el hoy.

Es decir, la historia, hay que recordar, no es el pasado, es el constante hacer, es el hoy.

De ahí que el antropólogo, me parece más literato, más poeta, más sensible en la búsqueda del tiempo ido, Raúl Fernando Yanque Mendoza, entregue al respetable unas cuantas páginas, en negro sobre blanco, relacionadas con el querido puerto que ha marcado y marca a los ciudadanos.

No es un libro netamente de poesía, tampoco en prosa.

Me hace recordar cuando el poeta nicaragüense Rubén Darío, que los interesado busquen su nombre, pues es conocido por el seudónimo, publica en el siglo pasado un pequeño libro, tan pequeño que causa admiración, pero más admiración origina, la estructura, pues hay una parte en prosa, cuentos muy hermosos, que remiten a la mitología griega y poesía, otra parte, que también se nutre de lo vivido años antes, de esperanzas y sueños.

“Azul", tal el nombre del librito que irrumpe en el cielo de América Morena.

Ahora, “Poemas Etnográficos y una Danza Cupisniquense" nos remite al amor, a la entrega y a la pasión que siente el autor por la tierra marina en que vio no la luz del día sino el ocaso y escuchar el rumor de las olas.

Dice en “Palabras del Autor", “Esta obra ha sido escrita para promover el desarrollo de la Identidad Cultural en la niñez y juventud de nuestro pueblo pacasmayino, como un aporte al rescate de valores ancestrales, factor importante en el progreso de toda nación. Es fundamental, que los niños y jóvenes conozcan la riqueza histórica de Pacasmayo, fuente turística in natura como destino hermoso y acogedor caracterizado por sus paisajes natural y cultural..."

Poemas a modo de contar hechos históricos, presentación de personajes característicos del pueblo y sobre todo, la ilusión y los sueños porque el humilde puerto recobre la prestancia de años idos, de muchos años.

Ahora que el muelle está pasando por una etapa dolorosa, cual ser vivo, es necesario o capaz urgente que la niñez y juventud, la esperanza de los pueblos, comprenda en su realidad, lo que fue el puerto.

Algo muy importante o capaz más que eso, al final, al terminar el muelle, uno se encuentra con el “Rincón de los Pelícanos" y también acompañan algunas pardelas.

Viven en su “Rincón", nadie molesta a las humanísimas aves picos largos, más que largos y de alas también largas y más que largas.

El autor dice “El corazón de Pacasmayo late por ti", una gran verdad y una gran promesa.

Sobre lo que se comenta, el profesor de idiomas y promotor cultural Alíndor Terán Oloscagua, anota “En poemas etnográficos y una danza Cupisniquense", su autor Raúl Fernando Yenque Mendoza, Antropólogo de profesión, presenta textos poéticos con una insoslayable intención didáctica, con la cual busca motivar a los pobladores de Pacasmayo y su entorno (sobre todo a los más jóvenes) para que sientan a la naturaleza como un bien que necesita mucho cuidadoy preserven la riqueza que atesora, la cual gravita en el bienestar de la comunidad".

Poemas en prosa, caligramas bien elaborados, reflexiones y también palabras que llenan el espíritu e invitan a mirarse adentro.

Lo que el autor sueña y lo que manifiesta Alíndor Terán, es tarea, casi sagrada, de los maestros, no de profesores.

La eterna lucha, entre el bien y el mal.

Seguir soñando, igual que el escritor hispano, porque la vida es un sueño.

Nada más.

Sobre el autor

María del Carmen Ballena

Periodista