Gobernador Manuel Llempén inspeccionó muy temprano zonas de riesgo por las lluvias

Esta mañana, muy temprano, el gobernador regional de La Libertad, Manuel Llempén, junto a técnicos de Defensa Civil, inspeccionó la ruta del agua por las fuertes lluvias de anoche en la parte alta de la quebrada San Ildefonso e impartió directivas para prevenir eventuales daños de producirse más precipitaciones pluviales.

Señaló que las aguas que llegaron al sector El Botadero, entre Mampuesto y El Porvenir, no provienen de almacenamiento en la partes altas de la quebrada San Idelfonso, como ocurrió en marzo del 2017, sino de corrientillas o almacenamientos menores en las partes intermedias.

Llempén, que llegó acompañado del gerente regional de Defensa Nacional, César Campaña, del vice gobernador, Ever Cadenillas, técnicos de Defensa Civil del Gobierno Regional y de la Municipalidad Provincial de Trujillo, comprobó el peligro que constituyen las viviendas levantadas en el cauce de la ruta del agua de San Ildefonso.

La autoridad regional constató los trabajos de defensa que están realizando las familias en el sector Mampuesto y Río Seco a fin de evitar que sus viviendas sean inundadas por las aguas de las lluvias. Sin embargo, señaló, estos trabajos deben tener asesoramiento técnico de Defensa Civil.

Refirió que en las quebradas San Carlos (Laredo) y León (El Milagro) no se han registrados riesgos por las lluvias. Sola en la ruta del agua de la quebrada San Ildefonso se han registrado almacenamientos en las zonas intermedias, que luego discurrieron a la parte baja de El Botadero.

Manuel Llempén informó que de inmediato dispuso esta mañana el traslado de maquinaria pesada para ampliar y mejorar el cauce de la ruta del agua en San Ildefonso para eliminar cualquier riesgo o peligro. Esta labor se realiza en coordinación con los alcaldes de El Porvenir, Florencia de Mora, La Esperanza y el provincial de Trujillo.

Hizo un llamado a las familias que viven en ese sector a no botar desmontes ni basura en el cauce, como ha podido observar esta mañana. Las aguas deben discurrir libremente a fin de no arrasar con los sólidos que encuentran a su paso, porque eso es un peligro latente.

Por otro lado, manifestó que en la zona, que ha inspeccionado esta mañana, hay un promedio de cien familias que viven en viviendas construidas en el cauce de la quebrada. Hemos conversado con ellas y las hemos invitado a evacuar el lugar, a fin de que su salud y su vida no corran peligro.

Comentó que ahora hay medidas drásticas para evitar que las familias se instalen en zonas de alto riesgo, como son los cauces de las quebradas. Los alcaldes están prohibidos de dar certificados de posesión de terrenos en esos lugares de riesgo y de hacerlo podrán ser vacados.

También dijo que ha llamado al gerente regional de Salud, Constantino Vila, para implementar medidas de prevención, a través de brigadas de fumigación, para evitar que ante los aniegos y almacenamiento de las aguas puedan surgir epidemias.

Nota de prensa enviada por:

Pedro Borjas Paredes