Pacasmayo  |  

Preocupación por Funcionamiento de Prostíbulo a Pesar de Pandemia por Covid-19

Prostibulo Pacasmayo Covid


Pese a que nos encontramos en medio de una mortal pandemia, con restricciones por el cuidado de la salud pública, y con niveles de contagio que siguen preocupando al gobierno, algunas actividades no autorizadas silenciosamente están complicando el panorama.

Es el caso del funcionamiento clandestino de prostíbulos, en diferentes partes del país. Las autoridades municipales, de Gobierno Interior, policiales, y de Salud, han realizado operativos y en Pacasmayo es posible que se necesite actuar en el mismo sentido. Sin embargo, el problema transversal del trabajo que provee sustento a algunas personas, ha sido invocado en otros lugares en defensa de una reactivación para esta actividad.

Un ciudadano trasladó a Diario Últimas Noticias, evidencias videográficas en las que se puede ver que en Pacasmayo, un local conocido como Escorpión, ubicado en la salida Norte de la ciudad, en el que que se ejerce la prostitución, está operando sin que haya autoridad que ponga los límites que por ahora imponen induvitablemente las normas de la Emergencia Sanitaria.

En el video se puede apreciar con claridad cómo los parroquianos llegan en moto taxis, o a pie, e ingresan y salen del establecimiento, convirtiendo en una amenaza de propagación del virus a este establecimiento.

El local se ve que está iluminado, con sus característicos focos de colores, e incluso en uno de los videos se ve en el lugar una camioneta del Escuadrón de Emergencia de la Policía Nacional. Podría pensarse que es por alguna intervención u operativo. Sin embargo, se ve a los parroquianos seguir entrando y saliendo tranquilamente como en un día cualquiera.

Nuestra fuente ha cuestionado que no se han realizado operativos conjuntos de las autoridades para imponer la norma, por duras que puedan parecer. El lugar, los fines de semana especialmente, funciona sin sobresaltos y aunque las actividades laborales en otros rubros han reiniciado parcialmente, esta no está expresamente autorizada por el altísimo riesgo de transmisión del virus, naturalmente por el contacto físico.

Puede notarse en los videos que quienes entran y salen, e incluso el personal policial que se ve en la unidad, usan mascarillas, desvirtuando que pudiera tratarse de un video pre pandemia.



Prostibulo Pacasmayo Covid 2

“SECTOR” PARALIZADO

En las intervenciones que se han producido en otros establecimientos similares del país, se ha conducido tanto a meretrices como a los parroquianos, a las comisarías para aplicarles las infracciones por vulnerar las normas sanitarias.

No se ha dejado de lado las consideraciones respecto de la legalidad de estos servicios en tiempos regulares y de la reactivación en todos los sectores buscan. Es una problemática que incluso abarca el aspecto social, debido a que las trabajadoras sexuales gozan de derechos que no deberían ser marginados.

Recuérdese que a mediados de octubre del 2020, una marcha de trabajadoras sexuales se instaló frente al Congreso de la República y el Minsa para pedir que se les incorpore en la cuarta fase de la reactivación, autoexigiéndose medidas de bioseguridad.

Se justificó que la falta de atención a la reactivación de esta actividad, solo generaría la proliferación de la prostitución clandestina, y con ella una mayor probabilidad de transmisión del covid-19.

Proponían el desarrollo de su actividad con limitaciones de distancia, uso de mascarilla, desinfección periódica de locales, toma de pruebas rápidas a las trabajadoras sexuales, monitoreos permanentes del Minsa, además de las consideraciones regulares para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

Los pedidos no han llegado a tener una respuesta concreta en el marco de la normativa de la Emergencia Sanitaria. La actividad aún no ha sido autorizada.

Cabe preguntarse qué están haciendo nuestras autoridades para encarar el problema.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario