Pacasmayo  |  

Quema de Llantas No Puede Seguir Siendo Una Práctica Impune en el Valle Jequetepeque

Quema De Llantas 1

En diferentes partes del país la municipalidades han asumido con mayor interés la exigencia legal que les obliga a proteger el medio ambiente en sus jurisdicciones, entre ellas el perseguir y eliminar la quema de llantas.

Esta práctica de los llamados recicladores, es para extraer la estructura de alambre que tienen las llantas. El daño que provocan al medio ambiente es considerable.

En la provincia de Pacasmayo persisten estas prácticas con total impunidad. Ayer, en Pacasmayo, a la altura del aeródromo se produjo una quema que llamó la atención a algunos vecinos que alertaron del hecho. Lamentablemente no hay reacción y menos sanción en el ámbito local para estas prácticas nocivas pese a que existen normas que las limitan.

El numeral 3.4) del Artículo 80 de la Ley Nº 27972, Ley Orgánica de Municipalidades, establece expresamente que las municipalidades distritales, en materia de saneamiento, salubridad y salud, tiene entre otras como función específica exclusiva el fiscalizar y realizar labores de control respecto de la emisión de humos, gases, ruidos y demás elementos contaminantes de la atmósfera y el ambiente.

Otro soporte legal se encuentra en el Artículo I del Título Preliminar de la Ley Nº 28611 - Ley General del Ambiente, que establece que toda persona tiene el derecho irrenunciable a vivir en un ambiente saludable, equilibrado y adecuado para el pleno desarrollo de la vida. Así como se tiene el deber de contribuir a una efectiva gestión ambiental y proteger el ambiente y sus componentes, asegurando particularmente la salud de las personas en forma individual y colectiva. Cada ciudadano tiene la responsabilidad de conservar la diversidad biológica, el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y el desarrollo sostenible del país.

Quema De Llantas 2

Existe el Principio de Responsabilidad Ambiental, consagrado en el Artículo IX de la ley mencionada, en la que se explicita que el causante de la degradación del ambiente y de sus componentes, sea una persona natural o jurídica, pública o privada, está obligado a adoptar inexcusablemente las medidas para la restauración, rehabilitación o reparación de los daños generados, sin perjuicio de otras responsabilidades administrativas, civiles o penales que el Estado en sus diferentes niveles puedan imponer.

Finalmente debe tenerse en cuenta que la Ley Nº 28611, Ley General del Ambiente, en su artículo 118° señala que las autoridades públicas, en el ejercicio de sus funciones y atribuciones, adoptan medidas para la prevención, vigilancia y control ambiental y epidemiológico. Esto para asegurar la conservación, el mejoramiento y la recuperación de la calidad del aire. Para esto deben actuar monitoreando y protegiendo sus jurisdicciones para evitar llegar a niveles de alerta por la presencia de elementos contaminantes.

Vale preguntarse si nuestras municipalidades tienen y, sobre todo, aplican planes de contingencia para la prevención o mitigación de riesgos y daños sobre la salud y el ambiente.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario