Congresistas Siguen Causando Daño al País

El presidente Francisco Sagasti expresó ayer su preocupación por el comportamiento de los congresistas que siguen adelante en su atropellada carrera por modificar la Constitución, en un hecho sin precedentes. Como en las peores épocas de las leyes a medida, han invocado el marco legal para justificar una arbitrariedad que pone en riesgo el equilibrio de poderes, con consecuencias funestas para la democracia.

El presidente Sagasti escribió anoche en Twitter: “Como Jefe del Estado y del Gobierno, expreso mi preocupación por las reformas constitucionales apresuradas que pretende aprobar el Congreso en los 3 días de Pleno que quedan de la tercera legislatura ordinaria, y que luego ratificaría en una controvertida cuarta legislatura. Entre esas reformas está la bicameralidad parlamentaria, que modificaría 65 arts. de la Constitución y el “fortalecimiento” de las relaciones Ejecutivo-Legislativo, que debilitaría aún más las potestades del Poder Ejecutivo frente al Congreso, rompiendo el equilibrio de poderes. Dichas reformas, junto con otras diez que han sido aprobadas o están por aprobarse en la 3ra. legislatura (como la reelección de autoridades regionales y municipales, que imprudentemente se ha exonerado del trámite de comisiones), serían ratificadas en la 4ta. legislatura. En un periodo de 28 años se aprobaron 24 reformas constitucionales. Ahora, en pocos días, se pretende aprobar más de una docena de reformas, sin respetar el espíritu del artículo 206 de la Constitución, que implica un profundo debate y una amplia aceptación de su contenido”.

Un grupo mayoritario de congresistas incapaces de pensar en el país, y que solo aspiran a reelegirse, y sacar provecho para sus partidos, atropellarán la Constitución con reformas que deberían ser debatidas y discutidas ampliamente, no improvisadas en dos o tres días. En qué momento ocurrirá el debate si están fuera de tiempo, y con una cuarta legislatura que han impuesto improvisadamente para salirse con la suya.

Guiados por su apetito de poder, el país y los peruanos pasan al último lugar. Una de las modificaciones en la que están embarcados es pasar del modelo del Congreso actual, con 130 congresistas, al modelo bicameral. De ninguna manera intentan fortalecer un poder legislativo que ha visto a los peores especímenes ocupando sus curules. Su aspiración es chata, y muy personal, asegurar su propia reelección. Igual están planeando hacer con sus compañeros de partido, que hoy ocupan un cargo de alcalde o de gobernador. Se quieren traer abajo la prohibición de reelegirse. Ninguna advertencia de que van camino a producir leyes inconstitucionales y de que sus actos carecen de legitimidad ha contenido la ambición de esa mayoría abusiva. La legislación express sigue adelante a pesar de las observaciones de algunos de los propios congresistas. No están dispuestos a irse sin un seguro político hecho a su medida. El país, es lo que menos les importa.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario