Respetar Prioridad en Vacunación

El Ministro de Salud, Oscar Ugarte, confirmó en declaraciones a la prensa que no se desviarán vacunas adquiridas por el Estado Peruano para destinar a los jugadores de la selección peruana. Asimismo precisó que tampoco se puede autorizar que sean vacunados con el lote de vacunas Sinovac que la Conmebol entregó a la selección, ya que esta vacuna no ha sido aprobada en Perú.

“No podemos romper las reglas y autorizar el ingreso de vacunas que envía Conmebol porque no están registradas”, dijo el ministro.

Según se ha informado, la Conmebol dispuso que los miembros de las 10 selecciones que jugarán en la Copa América deben ser vacunados. Ello originó que la Federación Peruana de Fútbol (FPF) se dirija al ministerio de Salud para pedir vacunación para los jugadores. El ministro aclaró que no será posible.

“La Comisión de Ética ya nos dijo que no se justifica. Si bien es una decisión arbitraria de la Conmebol que no tiene base científica. Sin embargo, si quieren hacerlo lo pueden hacer, pero no con vacunas que no entren al país porque no están registradas. La selección, si está obligada, se desplaza a otro país y se vacuna. No hay problema con eso”, expresó.

La decisión del Minsa es correcta y se limita a cumplir con las normas vigentes para la vacunación. Se tiene que recordar que el Estado Peruano, como lo han hecho otros, ha priorizado los grupos que deben recibir la vacuna contra la covid-19 porque estas son escasas y porque a pesar de que el gobierno del presidente Sagasti ha anunciado que se han adquirido 61 millones de dosis, estas llegan por lotes de acuerdo a la disponibilidad. La presidenta del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, anunció recientemente que calculan que hasta julio se deben haber vacunado a 5.3 millones de personas con 10.6 millones de dosis. Sólo si llegaran más, se podría ampliar esa meta, manifestó. Es lógico pues cuidar las vacunas y aplicarlas conforme a la prioridad, especialmente atendiendo a nuestros mayores de 60 años.

Es entendible que en este momento haya preocupación por la necesidad de recibir la vacuna, pero se tiene que respetar lo que se ha dispuesto. Inicialmente el gobierno ubicó a las personas mayores de 60 años en la segunda fase de vacunación, un error que felizmente enmendó. En el Perú existen 4 millones 140 mil personas de 60 a más años de edad (12,7 % de la población total), según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Considerando este número y el personal de salud que ya ha sido vacunado por el trabajo que cumple, es obvio que se tiene que respetar la priorización y de ninguna manera se puede distraer hacia otros grupos por más que todos lo necesitemos. Al priorizar siempre habrá un grupo por encima de otro, lo que tenemos que asegurarnos es que se justifique el orden que se aplica. En este caso, no hay duda. El gobierno debe cumplir y obligar a cumplir las normas que ha dictado y de ninguna manera permitir que presiones de cualquier índole afecten los objetivos del Plan Nacional de Vacunación contra Covid-19.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario