Planta Criogénica: No Confiarse y Trabajar

Por lo visto el viernes 7 de mayo en el auditorio de la Municipalidad Distrital de Pacasmayo, el gobernador Manuel Llempén está acostumbrado a imponer sus dichos ,sin sentir la obligación moral de que estén apegados a los hechos. Y por si fuera poco, su posición es hacerse la víctima o amenazar, para evitar responder a legítimos cuestionamientos. Es el ejemplo de los malos políticos, y que ya conocemos -lamentablemente- en los propios alcaldes de su mismo partido, Alianza Para el Progreso.

Llempén pretendió que desconoce lo que es un hecho que consta en videos: que el 5 de mayo, estuvo junto al viceministro de Transportes, Paul Caiguaray, cuando éste reveló que el gobernador y los alcaldes de Trujillo le solicitaron que la planta criogénica de oxígeno que se iba a adquirir con destino para Pacasmayo, se quede en Trujillo. Es más, el 6 de mayo, cuando Pacasmayo ya había protestado públicamente, el GRLL divulgó una nota de prensa aseverando que la planta criogénica se debía quedar en Trujillo. “Llempén y Ruiz pidieron que la planta criogénica se quede en Trujillo, considerando que es aquí donde se está registrando el mayor número de contagios y fallecidos en la región“, se argumentó.

En lugar de reconocer lo sucedido, y ensayar una disculpa o una rectificación, Llempén trató de buscar un culpable, distraer la atención de lo realmente importante, sembró la división, y trató de burlar los justos reclamos; y se dio el lujo de condicionar que manden borrar dos pintas en San Pedro de Lloc para olvidarse del asunto.

Los ciudadanos y las autoridades tienen razones de sobra para dudar de las afirmaciones de Llempén. Empezando porque en la reunión del 5 de mayo en Trujillo, donde estuvo presente el viceministro Caiguaray para coordinar acciones que corresponden para la instalación de las plantas, no fue invitado el alcalde de Pacasmayo, a pesar de que la planta criogénica está destinada para esta ciudad. Cómo podría entonces asumir las responsabilidades que corresponden.

Es evidente que Pacasmayo tiene que cumplir con su parte, disponiendo del local apropiado y garantizar que se cumpla con las exigencias técnicas para la instalación, y la operación de la planta. Si esto no se logra de manera urgente se corre el riesgo de que Trujillo lo tome como excusa e insista en sus pretensiones de quedarse con la planta criogénica; y hasta lo logre. Es por ello necesario exigir al gobierno municipal cumplir con lo que le compete.

Es justo exigir al gobierno regional y al MTC transparencia, y participación directa en las coordinaciones que sigan para garantizar la instalación de la planta criogénica que producirá 300 balones de oxígeno por día, en Pacasmayo.

Mientras tanto los ciudadanos, como las autoridades de la provincia de Pacasmayo, y de la provincia de Chepén, tienen el deber de mantenerse vigilantes, exigiendo que se cumpla la disposición eminentemente técnica del MTC.

Al gobierno regional, exigirle que cumpla con su obligación de garantizar los derechos de todos los gobernados, con equidad y justicia; porque Trujillo no es La Libertad. “Llempén cumple tu palabra, planta de oxígeno para Pacasmayo”, es la frase que se repetirá hasta que así sea.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario