Pacasmayo Necesita Hospital Covid-19


En medio de la segunda ola por el covid-19, con un incremento acelerado de casos que han desbordado nuevamente los servicios de salud, las autoridades del gobierno nacional invocan a la población cumplir con las normas impuestas conforme al estado de alerta en el que se encuentran sus regiones: extremo, muy alto, alto. Estas son las nuevas medidas que se impusieron con el gobierno de Francisco Sagasti, tratando de evitar la cuarentena estricta y nacional que se impuso mayoritariamente en el gobierno de Martín Vizcarra.

Cuando la pandemia ya cumplió un año, es comprensible el rechazo de la población a cualquier medida que implique control o restricciones. Al descontento de un sector de ciudadanos, se han sumado varios gremios empresariales y ciertos partidos políticos que han insistido en que las actividades económicas deben reanudarse completamente. Pareciera que no se está viendo lo que ocurre en el vecino país de Brasil, donde se vive la más grave crisis sanitaria, con un doloroso récord de hasta 3 mil muertes en un día debido a las mutaciones del SARS-CoV-2 que principalmente aceleran y amplían el contagio.

En este contexto de crisis sanitaria nacional, viviendo además un proceso electoral, se tiene que exigir que las decisiones de gobierno respecto a la pandemia sean guiadas por especialistas en salud pública, por epidemiólogos y científicos que orienten las decisiones teniendo como prioridad la salud y el bien común. El reclamo está dirigido también a las autoridades municipales y regionales que son quienes tienen control directo sobre las acciones inmediatas que afectan a nuestras comunidades.

Lo primero en lo que deberían incidir nuestras autoridades locales es que las acciones personales repercuten en los demás. Recordar a la población que quien no se cuida del covid-19, sea porque no cree en el virus, porque se siente protegido por algún ‘medicamento‘ o porque solo quiere rebelarse, está poniendo en peligro la salud de los demás, especialmente de sus seres queridos.

En el caso de la provincia de Pacasmayo se debe reclamar que a pesar del tiempo transcurrido y de que se logró que por fin se entregara el nuevo Hospital Distrital Pacasmayo no haya la visión política ni la voluntad de convertirlo en un centro covid para la provincia de Pacasmayo. No es posible que las autoridades estén hablando de que la tercera ola se acerca, y se siga sin adoptar acciones efectivas para garantizar camas y oxígeno para los pacientes de condición moderada; junto con una intensa campaña para cumplir las normas de bioseguridad. Nuestra vecina provincia de Chepén ya tiene dos plantas de oxígeno y es capaz de tener más de 20 camas covid en su antiguo nosocomio. ¿Qué se ha hecho en la provincia de Pacasmayo? Es hora de evaluar y tomar acciones.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario