Pensar Como País Desde las Regiones

El presidente Francisco Sagasti y los gobernadores regionales se reunieron en Lima con motivo de la edición número 13 del Gore Ejecutivo. El mensaje del presidente, que sonó como un llamado a la reflexión, más allá de la incapacidad en las regiones para ejecutar presupuestos, fue que desde las regiones debemos pensar en el Perú que queremos. En otras palabras, Sagasti les ha dicho a los gobernadores que si pretenden que el centralismo -y con él, la desigualdad- terminen, deben dejar de pelear por lo que consideran “su parte”, y emprender luchas por objetivos mayores, en función de intereses comunes, y del bienestar general que es el de toda la nación.

“No piensen solo en su región, sino en el Perú entero desde su región. Piensen cómo debería ser visto el país desde Cusco, Cajamarca, dennos sus ideas sobre el tipo de país que quieren, no solo sobre su región. Si no tenemos una contribución desde las regiones sobre el futuro, no de la región, sino del país, el centralismo continuará (...) sin poder incorporar las visiones de país que deben venir de todos ustedes (los gobernadores)”, manifestó el presidente Sagasti.

Se tiene que destacar esta invocación y hacer votos porque haya calado en quienes tienen la enorme responsabilidad de gobernar nuestras regiones. En La Libertad si algo ha acentuado la pandemia es que las acciones de gobierno están profundamente dominadas por intereses político partidarios, que llevan al propio gobernador a discursos cambiantes. Un día dice que prácticamente está controlada la pandemia porque Lambayeque, Cajamarca y Ancash están en nivel de riesgo muy alto, mientras que La Libertad no, y lo atribuye al resultado de acciones supuestamente efectivas; y al otro está pidiendo endurecimiento de controles. Pero después se desdice, critica las restricciones en aras de la economía. Un ir y venir de posiciones que no tienen el mínimo de coherencia, como cuando sale a reclamar oxígeno al gobierno nacional y lo culpa por las muertes que se sufren debido al covid-19, pero luego dice que el oxígeno está garantizado; o peor aún es incapaz de cumplir con la ordenanza para implementar plantas de oxígeno por provincia, según acuerdo de su propio consejo regional dominado por la mayoría apepista.

Se entiende y espera que los actos de gobierno tengan una raíz política; pero no de politiquería de campaña, asumiendo posiciones en función de lo que es popular o tratando de sacar ventaja. Es precisamente eso lo que se tiene que evitar, pensar como país, desde el gobierno implica priorizar la atención de necesidades, no en función de bolsones electorales, sino en razón de lo que es justo, de lo que es indispensable, de la vida y la salud de los ciudadanos. A ese pedido nos sumamos, y reclamamos políticas de gobierno que prioricen la vida, la salud, la seguridad, el medio ambiente de todos los liberteños, contribuyendo a la construcción de un nuevo y mejor país.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]e y síguenos en @UNDiario