Covid-19: Algo Se Debe Haber Aprendido

Volvemos a vivir días tristes y agitados por el incremento de casos de covid-19. Debido a la condición de los pacientes que presentan condición de gravedad y requerimiento de oxígeno bajo supervisión médica, la capacidad de los hospitales vuelve a ser rebasada y se hace insuficiente.

No vamos a insistir en las precarias condiciones de nuestro sistema de salud, porque la mayoría de peruanos las conoce. Y no solo las conoce, sino que las padece, soporta y se adecúa a ellas. En cambio invocaremos, una vez más, el comportamiento responsable del ciudadano, y la respuesta oportuna de los gobiernos locales y demás autoridades.

Los ciudadanos tienen que demostrar respeto por la vida de sus seres queridos, y de su prójimo, evitando exposiciones innecesarias al contagio del virus SARS-coV-2. Lamentablemente no es lo que se está viendo. Se siguen realizando fiestas y reuniones de cumpleaños, celebraciones por diversos motivos, con asistencia de numerosas personas, permitiendo la presencia de vulnerables como los adultos mayores de 60 años. Es hora, si no lo ha hecho, de pensar lo que implica ser causante de daño a la salud de los que se ama. Nadie desea llevar el cargo de conciencia por ser responsables de transmitir el virus, y de ocasionar que sus seres queridos enfermen, con consecuencias que no se pueden prever. Eso debería ser el limitante para cuidar la salud propia y la ajena.

Las autoridades tienen sus propias tareas que cumplir, y no pueden pasar solamente por la represión. Se va a cumplir un año de vivir bajo las condiciones que impone la pandemia por covid-19 y parece que es poco lo que se ha aprendido. Sigue faltando la coordinación intersectorial sostenida y permanente, por lo menos a nivel local.

No hay forma de implementar acciones si es que los diferentes sectores y niveles de gobierno no se sientan a coordinar.

Se tiene que partir del análisis de la situación. Determinar cómo estamos, cuánto se ha agravado la situación, en cuánto tiempo, y cuál es la proyección. Pero para hacer un análisis con mínimo de seriedad es imprescindible contar con estadísticas completas respecto al avance del virus.

Cabe entonces exigir que se dé a conocer cuántas pruebas se están realizando diariamente, qué porcentaje de ellas arrojan positivo. Esta información es vital para determinar la situación real del covid-19 en nuestras provincias.

Otro pendiente es permitir que el sector salud disponga las acciones que se deben implementar; y que el poder político gubernamental se someta a ello, para garantizar una lucha efectiva contra el virus. No se demore más acciones que son indispensables para tratar de contener el virus.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario