Agro: Apertura y Transparencia


Un mes después de que se diera el Decreto Supremo 149-2020-PCM, que declara estado de emergencia por peligro inminente de déficit hídrico, ante la casi certeza del problema que se le viene al Valle Jequetepeque, han sido los agricultores los que han logrado convocar a una primera reunión de coordinación, celebrada ayer en San José, con presencia de funcionarios del Ministerio de Agricultura.

Saludamos la iniciativa de los agricultores, aunque debe llevar a la reflexión, la falta de liderazgo en el sector, la falta de unión, y la desconfianza, como consecuencia de las crisis internas que arrastran las comisiones de usuarios y la propia Junta de Usuarios debido principalmente a la corrupción, que nunca termina de ser erradicada, lamentablemente.

Hoy, en medio de esta nueva crisis por falta de agua, es cuando se hacen más notorios los efectos de las muy diversas formas de corrupción que afectan a las organizaciones de usuarios, como los propios agricultores lo han manifestado en la cita de ayer. Privilegios en el reparto de agua, sustracción de agua, permisividad en las fechas y lugares de siembra, son apenas algunos de los múltiples problemas que agravan esta nueva crisis.

Por otro lado, aunque han sido los agricultores los que han convocado a esta coordinación angustiados por el inicio de la próxima campaña agrícola, el problema de la falta de agua no afectará solo al sector agricultura. Es evidente, que aunque el abastecimiento de agua para uso humano tiene prioridad, Pacasmayo podría resultar afectado al recibir menos agua de la represa Gallito Ciego, la única fuente que alimenta las lagunas, desde donde se abastece a los reservorios.

El estrés o déficit hídrico amenaza precisamente en los peores momentos que vive la región y el país, en temporada de primavera y verano, y en medio de una crisis sanitaria provocada por la pandemia de covid-19; así como en medio de una crisis económica y social que golpea intensamente a la mayoría de familias del valle Jequetepeque.

Consideramos que la posición orientadora del Minagri y ANA es la apropiada. Que efectivamente se tiene que invocar la responsabilidad de cada nivel de gobierno, de todos los elementos, incluidos agricultores, y de los diversos estamentos estatales. Es urgente que se incluya a todo el valle en el estado de emergencia (que seguro se ampliará) para que se cumpla con ejecutar medidas y acciones inmediatas tendientes a sobrellevar la falta de agua. Se requiere apertura y transparencia, como se viene dando. Vigilar estas acciones será parte de lo que corresponde en medio de la crisis.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario